Jennifer Lara está pasando por un auténtico infierno. La extronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ tuvo que entregar a su hija de dos años al padre de la menor tras incumplir el convenio que tenían por la custodia. La mujer ha sido acusada de un delito de desobediencia a la autoridad y otro de sustracción de menores ya que, supuestamente, ella no habría cumplido con los requerimientos judiciales que la obligaban a regresar con la niña a vivir a Valladolid, como estaba acordado con su expareja y padre de la niña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jennifer Lara (@yei_lara)

Todo este proceso judicial comenzó cuando Jennifer se mudó a Alicante con su hija por motivos laborales. El problema es que esto, por lo visto, entraba directamente en conflicto con una de las cláusulas del convenio regulador de la custodia que tenía la pareja. ¿En qué consistía ese punto? Pues que, en caso de que uno de los progenitores abandonase Valladolid, la custodia de la niña pasaría automáticamente al otro padre.

Jennifer, contra la espada y la pared

En ese momento, el padre de la niña interpuso una querella contra la madre y ella tuvo que pagar una multa «de 40 euros por día que el padre no tuviera a la menor», ya que era él a quien le pertenecía la custodia ahora que la madre se había ido a Valencia.

La cuestión es que aquella querella llegó al Juzgado de Institución 1 de Valladolid… y ahí todo se complicó: los letrados de esta institución ordenaron la reapertura del juicio oral contra Jennifer Lara ya que, por lo visto, consideraron que había claros indicios de que esta había cometido un presunto delito de desobediencia y sustracción de menores (por incumplir la custodia).

Esto derivó en que Jennifer, como ya os contamos la semana pasada, perdió la custodia de su hija, quien ha vuelto a Valladolid a vivir con su padre… pero la cosa no acaba ahí. Y es que la Fiscalía pide 7 meses de prisión para la televisiva por el tema de la desobediencia a la autoridad.

El padre, sin contemplaciones

Pero eso no es todo y ahora, como recoge el diario El Español, el padre de la menor habría solicitado 3 años de prisión por ambos delitos, además de una indemnización de 10.000 euros por daños morales. A esto habría que añadirle también la petición de inhabilitación para el ejercicio del derecho a la patria potestad durante cuatro años. Con esto, no queda duda de que el progenitor de la pequeña quiere acabar por completo con cualquier posibilidad de Jennifer de ver a su hija en un largo tiempo.

Lo más polémico de este caso es que, según cuenta Jennifer, el padre de la niña lleva 13 meses sin saber nada de ella y sin verla. Muchas personas han apuntado en las redes sociales que este podría ser un claro caso de violencia vicaria, un término que se ha hecho más que popular tras la emisión del documental ‘Rocío: Contar la verdad para seguir viva’ protagonizado por Rocía Carrasco.





Aquí

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Jennifer Lara (@yei_lara)

Por último, os recomendamos que sigáis a Jennifer Lara en su cuenta de Instagram (@yei_lara), donde también sube vídeos como este:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Bekia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO