Mamen, de 32 años de edad, llegaba al restaurante del amor dispuesta a darlo todo con su efusividad. «Necesito un chico que me quite las telarañas porque las tengo incrustadas, no puedo con la vida, no puedo ni respirar», declaraba. «Un chico que la volviera loca del todo, pero sexualmente».

Primer turno para Juan

Iba a tener una cita doble: el primer plato lo comería con Juan y el segundo, con José. La primera impresión de Juan fue «su escote»: «No salían los ojos de ahí abajo. Parecía la Sabrina de ‘Boys boys’ que se le salía fuera. Yo no soy de piedra, soy un tío…«, explicaba una sala aparte.

Juan le contó que era autónomo, se consideraba «sencillo» y tenía muy claro que buscaba a «su media naranja»: «Busco algo serio y en el futuro formar una familia». Fue entonces cuando Mamen le comentó que ya tenía una hija: «no es una cosa que se pueda devolver. Si no la tuviera, mejor, yo se la hacía… pero habrá que aceptarlo», decía.

La temperatura por las nubes con José

Ahora le tocaba a José, que también hizo comentarios sobre su físico: «Buf. Con la delantera que quiere, mejor que la del Real Madrid… con una buena delantera se hace de todo. A mí las tetas grandes me ponen tontorrón». José le confesaba que era «la persona perfecta para él». Mamen, sin pelos en la lengua y con mucho sentido del humor, le soltó: «aprovéchame que hoy tengo las braguetas limpias«.

Juan se sumó a la mesa para el postre y aprovecharon para hablar sobre temas más calientes, concretamente, sobre sus talentos sexuales. «Yo soy muy activo, fogoso, creativo, tengo mucha imaginación, me gusta hacer muchas posturas, montar a caballo…», decía José. Juan era más claro: «mi aparato reproductor. Estoy bien armado». Mamen, en una sala aparte, pedía «que se dejaran de tanta tontería y pasaran a la acción». Y eso que todavía no había llegado el momento del baile…

¿Qué os ha parecido la doble cita? ¿Veis una posible relación a futuro entre los dos comensales?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro