El Gordo de la Lotería de Navidad se repartió ayer bien repartido: se ha ido a administraciones de A Coruña, Lugo, Asturias, Albacete, Ávila, Baleares, Cáceres, Almería, Madrid, Barcelona, León, Vizcaya, Alicante, Santa Cruz de Tenerife, Murcia, Gerona, Granada, Castellón, Sevilla, Valladolid, Las Palmas, Valencia, Cádiz, Ciudad Real, Guipuzcoa, Huelva, Huesca, Jaen, Málaga, Navarra, Pontevedra y Soria… vamos, que si no te tocó algo es que estás gafado.

También, como ya os contamos antes en este artículo, fue un sorteo que estuvo marcado desde un inicio por la polémica: mientras metían las bolas en los bombos, una de ellas se escapó y cayó al suelo. A pesar de que la recogieron y la volvieron a introducir en el recipiente, las teorías conspiranoicas ya se habían desatado: indiscutiblemente había tongo.

Bastante normalidad y muchísimas anécdotas

Más allá de todo esto, lo cierto es que el resto de la jornada estuvo marcado por un ambiente generalizado de júbilo (se estaban repartiendo millones, por lo que era de esperar).

Los medios de comunicación, como es habitual cada año, cubrieron el sorteo desde diversos puntos del país y, gracias a eso, pudimos ver situaciones de todos los tipos, tamaños y colores. Y una de las más surrealistas que se coló en nuestra pequeña pantalla es la que os traemos hoy aquí.

TVE es uno de los canales que ha estado todo lo que ha durado el sorteo al pie del cañón y, entre otras cosas, nos ha mostrado cómo se estaba viviendo el evento en algunos bares de la península.

«Dejadme comer churros tranquilo»

En la primera de las conexiones, la periodista Renata Rota nos mostraba el interior de una churrería centenaria del centro de Granada en la que, como podréis ver, la gente comía churros y porras con total normalidad para recibir la jornada. “Lleva desde primera hora sirviendo churros”, explicaba desde el terreno.

La cuestión es que, como podréis observar en el vídeo compartido por el usuario de Twitter Gonzalo Culebras (@gonzaculebras), cuando la cámara hace un paneo por el interior del local, al fondo, puede verse a un hombre que está desayunando en su mesa y que, de forma no demasiado sutil, hace una peineta cuando lo enfocan.

“El cliente de atrás lo tiene claro. La hora de los churros es sagrada y no me molesta ni Dios, la Lotería de Navidad pasa a un segundo plano”, escribía el tuitero en su post.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido toda esta situación? ¿Os ha tocado algún premio grande? Si es así, contactadme, que quiero ser vuestro amigo. 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

Por último, os recomendamos que sigáis al canal de YouTube de ‘Yo controlo’, donde encontrarás muchos vídeos divertidos hechos por nuestro equipo: