Yesenia y Jonatan visitaron este martes nuestro restaurante del amor favorito para deleitarnos con uno de los bailes más apasionados que hemos visto en el programa. Ambos venían de Las Palmas y, curiosamente, ya se tenían vistos. Jonatan sabía que su cita iba a ser con ella, ya que ella había publicado que iba a grabar el programa el mismo día que él, pero quería que fuera una sorpresa (muy grata, por cierto). Ambos empezaron a hablar hace un año, pero nunca llegaron a verse en persona… hasta que First Dates los juntó.

Ambos buscaban a alguien especial y tenían gustos parecidos, pero Jonatan en un principio había sentido que Yesenia se enfocaba en gustar a los demás, especialmente en las redes sociales. Sin embargo, ella le había explicado que era activa en la red por cuestiones de trabajo, ya que era propietaria de una marca de ropa. Una cosa llevó a la otra y dejaron de hablar, pero el destino los había vuelto a unir.

Un baile «para enamorarse» que acabó en perreo

En medio de la conversación, Matías puso música en el restaurante para animar a los comensales a bailar y «enamorarse» y la pareja no titubeó. Yesenia y Jonatan se levantaron de la mesa y empezaron a bailar muy pegaditos al ritmo de ‘Me porto bonito’, de Bad Bunny.

«Un perreillo intenso, hubo contacto, pero nos defendemos«, dijo el comensal en una sala aparte. «Este fue el empujón que nos hacía falta para conocernos un poquito más allá de lo que habíamos hablado por redes. Hubo buena química, buena vibra», expresaba ella.

En el reservado, jugaron a las bolas del programa y dieron rienda suelta a su pasión. Fueron abriendo bolas: empezaron con un inocente pico y acabaron con «un beso sexy» y «un beso eterno» con el que la temperatura subió hasta las nubes. La decisión final era de esperar…

¿Qué os ha parecido la cita entre Yesenia y Jonatan? ¿Les veis futuro como pareja o creéis que la cosa acabó ahí?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro