Gazir es uno de los mejores freestylers de nuestro país (y del mundo, todo sea dicho). El joven asturiano empezó a ganar reconocimiento en 2019 a raíz de salir campeón de la Red Bull Batalla de los Gallos en Alicante con tan solo 17 años y, desde entonces, su capacidad de improvisación de rimas en décimas de segundo y su agilidad para atacar y responder en cualquier tema le han consolidado como uno de los mejores. Pero su característica diferencial es el doble sentido: Gazir es un genio soltando barras complejas y muchos lo consideran el dios del doble sentido. Por algo será.

Pero hoy no hablaremos de las habilidades de Gazir con una base de fondo, aunque la noticia que da origen a este artículo tenga algo que ver con ello. Y es que, tal y como sucede en el rap, no tenemos que tomárnoslo todo al pie de la letra…

Las lágrimas de la discordia

Todo empieza cuando el tuitero @JoselaPulga9 compartió una foto del tatuaje que se había hecho en la espalda: una línea vertical con una frase que había dicho el freestyler en una de sus batallas. «Hoy estoy surfeando en el mar que había llorado ayer», decía. A Gazir le encantó y no dudó en compartirlo: «Brutal, craaack♥️♥️🔥🔥«. Otro tuitero @Nicooo0008, al ver que le había respondido, escribió por qué le había contestado a ese usuario en cuestión y no a él.

Otro usuario le respondió explicándole lo obvio: que se había tatuado una frase de Gazir. Es aquí cuando el asturiano contestó con mucha ironía: «Jajajaja que se tatúe él también si quiere que le haga caso xd«. Sin embargo, Nico se lo tomó de forma literal: «Ok vale».

El freestyler tuvo que intervenir

Un día después, Nico compartió un mensaje para Gazir en Twitter diciéndole que ya se había tatuado y adjuntaba una fotografía de su rostr con una enorme lágrima en referencia a la misma frase. Gazir no se lo podía creer y deseaba que no fuera verdad: «Loooool? No es de verdad no? Espero que no te hayas tatuado la cara porque lo dije en un tweet xd«.

El freestyler, visiblemente preocupado por lo que acababa de ver, decidió tomar cartas en el asunto. Le dijo que había malinterpretado sus palabras y le preguntaba cuántos años tenía. «Madre mía. No decía en serio lo de que te tenías que tatuar para que te contestase Nico, malinterpretaste mi tweet. Cuantos años tienes?». Nico, por su parte, le respondía que «valía la pena si le seguía».

Gazir se ha puesto en contacto con el chico por privado y espera poder hablar con sus padres. «Gente he contactado al chaval por privado para hablar con él y ver si puedo hablar con sus padres o algo. Os diré cuando me contesten en qué queda».

De momento, estamos a la espera de cómo sigue todo esto, pero en Twitter la polémica está servida. Hay usuarios que han culpado a Gazir por influenciar al joven, otros le han dado ánimos porque era un comentario obviamente irónico y han responsabilizado al supuesto tatuador y a los padres del chico, que podría ser menor de edad.

También hay quienes apuntan a que el tatuaje es fake porque la máquina está apagada y la piel no estaba hinchada ni irritada. Ante las críticas, Nico publicó otra imagen mientras le tatuaban. Os dejamos algunos de los tuits al respecto:

Y vosotros, ¿qué pensáis de todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: @GazirGPS