Cuando somos pequeños buscamos referentes en todas partes. Nuestro círculo familiar más cercano, nuestros amigos o profesores son las primeras personas que nos inspiran y a las que nos gustaría parecernos. Pero no solo pasa con personas que conozcamos y ni si quiera tienen por qué ser reales. La televisión y los medios de comunicación nos conectan con las historias de celebridades o personajes de serie de televisión y películas.

‘Dragon Ball Z’ fue una serie de dibujos animados inspirada en unos cómics manga de los años 80s. Su primera saga se comenzó a emitir en el año 1989 y continuó estando presente hasta los cinco años siguientes. Durante esa etapa, millones de personas alrededor de todo el mundo, en especial los más pequeños de la casa, enloquecieron con los personajes de la famosa serie de televisión.

‘Dragon Ball Z’ le ayudó a superar el bulliyng que sufría en el colegio

Entre esos espectadores que vibraron con cada uno de sus capítulos se encontraba Julian Louw (@julianjaye), un joven que creció admirando a los personajes de la ficción manga. Al niño de entonces la serie manga le marcó mucho y le ayudó a superar el bullying y la violencia que sufría en el colegio. Los personajes se convirtieron en un refugio para aquel niño que disfrutaba en su casa, pero sufría fuera de ella.

Entre todos los personajes que había en la ficción se encontraba Trunk, un mestizo entre humano terrícola y Saiyan. A Julian el personaje le marcó tanto que decidió invertir una gran cantidad económica para parecerse lo máximo posible a él: «Lo elegí porque me identifico mucho con el personaje. Ya sea físicamente, también por la persona que es, la forma en que actúa… Siempre he tenido una conexión con él, y me han dicho mucho que era igual incluso cuando era adolescente«.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Julian Jaye Louw (@julianjaye)

El joven dio hace unos msees una entrevista al medio de comunicación IGN, donde contó que al principio invirtió cerca de 15.000 dólares. Durante tres años hizo un estricto entrenamiento para llegar a tener el cuerpo del personaje y comenzó a modificar con mesura su físico. Al poco tiempo dejó de vivir en su Sudáfrica natal para mudarse a Los Ángeles, donde empezó a hacer cosplay del personaje de Trunk.

«Siempre esperé poder se parte de algo como esto», ha contado Julian

«Siempre miré y esperé poder ser parte de algo como esto, y esta fue una de las razones por las que vine a los Estados Unidos. Trunks es más que un cosplay, es una forma de vida», ha explicado sobre lo que significa para él el cosplay. Además de los 15.000 dólares, el joven ha reconocido que le sigue costando dinero: «Yo diría que gasto un mínimo de 5.000 dólares al año para parecerme a Trunks».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Julian Jaye Louw (@julianjaye)

Julian ha contado que su máximo objetivo sería interpretar a Trunk en alguna película de Live Action: «Sería increíble poder interpretar a Trunks porque sé todo sobre él. Su voz, expresiones faciales, formas de luchar, cómo él pelea con la espada…». El personaje ya se ha convertido en una faceta imprescindible en su vida: «Cuando estoy vestido como Trunks me siento poderoso y muy carismático. Me siento cool y relajado. Me siento listo para entretener al público y hacerlo sorprender y sonreír».

Antes de acabar, recordemos el opening de la serie en España:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO