Ya sabéis que en esta página somos muy fans de las anécdotas que nos cuentas los profesionales de sus respectivos sectores. Hemos escuchado auténticas historias surrealistas de taxistas, trabajadores de la limpieza y profesores, pero siempre tenemos un rinconcito especial para los trabajadores del sector sanitario. Y es que lo que pasa en los hospitales y ambulatorios de nuestro país daría para una serie de decenas de temporadas.

strike resist GIF by Center for Story-based Strategy

Hoy, como ya os hemos adelantado en el título, os traemos una historia ocurrida en un centro médico y que, muy probablemente, os sacará una buena carcajada (como mínimo, una sonrisita).

Cosas de sanitarios (y de pacientes creativos)

Pablo Sánchez (@PauMatalap), enfermero bastante conocido en las turbulentas tierras de Twitter por contar anécdotas de su trabajo, publicó hace unos días una de sus últimas ‘aventuras’ y, en cuestión de minutos, ya se había viralizad por toda la red social del pajarito azul.

Mad Mr Bean GIF by Working Title

Uno de los trabajos más habituales que tiene que hacer Pablo es recoger muestras de pacientes que las llevan para que las analicen en el laboratorio (muestras de orina, heces, etc.).

Una orina que es ‘canela en rama’

Por lo general, cuando a una persona se le pide que lleve una muestra de orina, se le da también un pequeño potecito para que deposite ahí los fluidos (estoy seguro de que todos sabéis a lo que me refiere). Pero claro, imagínate que trabajas recogiendo muestras y te traen lo que le trajeron a este trabajador.

«Cuando te traen una muestra de orina que es ‘canela en rama'», escribió Pablo con ironía en su publicación. Esta expresión, por lo general, se utiliza para decir que algo es «de una calidad altísima»… pero es que, en el caso de esta muestra de orina, lo de la canela en rama era literal: la orina estaba dentro de un bote de canela en rama.

La publicación ha sido todo un éxito y, en este preciso momento, acumula ya casi 9.000 ‘me gusta’ y cientos de compartidos… que se dice pronto. Y eso por no hablar de la gran cantidad de reacciones que ha provocado la publicación, sobre todo por parte de otros profesionales sanitarios que se sumaron para explicar anécdotas similares (o, como mínimo, igual de locas). Aquí os dejamos algunas de las mejores reacciones.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO