Por desgracia, no es ninguna novedad que muchas de las noticias giren alrededor de los abusos que se viven en el mundo de la hostelería. Ofertas laborales abusivas, que en muchos casos rozan la esclavitud. Y precisamente por eso choca tanto cuando, muchas veces, escuchamos frases como «faltan camareros»; muy probablemente lo que falta son condiciones laborales dignas. Y exactamente hoy veremos un caso que ejemplifica esto a la perfección.

Hace unos días, la cuenta de Twitter @Soycamarero, especializada en denunciar algunos de los abusos que se cometen en el mundo de la hostelería, compartió una conversación de WhatsApp que solo puede calificarse de ‘vergonzosa’.

Unas condiciones laborales indignantes

«Pero es que no hay camareros…», escribe el tuitero con ironía en un post en el que encontramos una conversación entre un hostelero y una candidata a trabajadora. La propuesta que le hace el empresario es de no creérsela pero, lamentablemente, es más habitual de lo que sería mínimamente deseable.

«Hola, buenas noches. Te digo las condiciones por si estás interesada: jornada completa 8 horas, un día y medio de descanso, 900 euros al mes, damos de alta media jornada», le explica el hostelero a la mujer que está optando al puesto de trabajo.

La camarera, ante estas condiciones laborales infrahumanas, decide rechazar la oferta, peor no sin antes dejarle un recadito a este hombre: «A ver si entiendo, quiere darme de alta a media jornada (20 horas semanales) y que trabaje 8 horas diarias, 6 días y medio, un total de 44 horas. Por el precio del trabajo a media jornada, que más o menos sale a 5 euros la hora. ¿Vergüenza le queda o ya la ha agotado?«, le responde con indignación la interesada.

Por supuesto, ya no hay respuesta por parte del hostelero. Esto no es solo un abuso en toda regla, sino que también es una ilegalidad que le puede suponer al negocio una multa altísima. Y aun así se siguen cometiendo este tipo de abusos por una sencilla razón: la ineficiencia de las autoridades para inspeccionar este tipo de cuestiones.

Y, como podéis ver, se siguen dando con total impunidad. Y es esa sensación de ‘invulnerabilidad’ la que permite a un empresario escribir con esa desfachatez una propuesta como esa.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO