El tema de las entregas a domicilio lleva años instaurándose entre nosotros y, con la llegada de la pandemia, acabó por instaurarse como uno de los métodos de compra preferidos por todos… también porque, cuando no se podía salir de casa, pues como que tampoco había mucha alternativa, la verdad.

Esto sistema de compra tiene muchas ventajas, eso es indudable, pero todo en esta vida tiene un ‘lado oscuro’ y, precisamente ese lado es el que nos lleva a la historia que os traemos hoy.

Un repartidor y un paquete

La cuestión es que, el pasado 24 de octubre, el usuario de Twitter @pepebop compartió en su perfil el momento que vivió con un repartidor de Amazon y que, muy probablemente, no olvidará nunca (ni él ni nosotros ahora que hemos visto la foto y conocemos la historia).

La cuestión es que el hombre había comprado un producto en la tienda digital y, por lo tanto, tenían que llevárselo a su domicilio, hasta ahí todo normal. Pero es que claro, la cosa se complicó bastante cuando el repartidor llamó a la puerta… y el hombre que estaba esperando el pedido no se encontraba presente justo en ese momento.

¿Qué hacer entonces? ¿Devolver el paquete? ¿Esperar a la persona? Es una situación compleja a la que muchos repartidores se enfrentan en su día a día y, en este caso, el trabajador optó por ponerse en contacto vía telefónica con el cliente.

youtube lol GIF by Guava Juice

A la búsqueda de una solución

El repartir, tras hablar con el propietario del paquete, barajó varias posibilidades pero, tras mucho darle vueltas, llegaron a un acuerdo: el trabajador iba a dejarle el paquete escondido en algún sitio, pero en una zona que fuese visible para que el cliente lo encontrase cuando llegase a su domicilio. Y así hicieron.

La cuestión es que el cliente, cuando llegó a su domicilio, no podía creerse lo que veían sus ojos: el paquete estaba «escondido» debajo del felpudo de la entrada de su casa, visible no solo para el cliente, sino para cualquier persona que pasase a siete kilómetros a la redonda.

Por suerte, el cliente se tomó todo esto con mucho sentido del humor (sobre todo porque nadie le robó el paquete), y decidió compartir esta historia a través de su perfil de Twitter, donde ha arrasado con más de 100.000 ‘me gusta’ y más de 10.000 compartidos… que se dice pronto.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO