Katy Perry se encuentra en plena gira y, como siempre con ella, a sus espectáculos no les falta absolutamente de nada: bailes, fuegos artificiales y, sobre todo, mucha, pero que mucha música. Y es que ella, por lo general, convierte cada uno de sus shows en una especie de Super Bowl a pequeña escala.

Y nada de esto sería noticia de nuevo si no fuese porque, desde hace unas horas, es viral un vídeo de la cantante en el que, durante uno de sus últimos conciertos, se aprecia lo que podría ser (al menos es lo que parece), una urgencia médica.

¿Problemas con su salud

Las imágenes que están circulando por la red no podrían ser más claras: en ella, podemos ver que, en pleno concierto, Katy parece perder por completo el control de su párpado derecho, que se le va cerrando de forma intermitente sin que ella pueda controlarlo. Las imágenes, como podréis ver, son bastante perturbadoras.

Como ya os podréis imaginar, muchas personas (incluidos muchos de los presentes) se preocuparon por lo que estaba pasando. ¿Estaría teniendo algún tipo de accidente cerebrovascular que le estuviese produciendo una parálisis facial? ¿Se trataba solo de una parte de la coreografía? Lo cierto es que, viendo las imágenes, esto último parece poco probable.

Y es que, durante el vídeo, a medida que su ojo se cierra, ella parece que intenta ponerle remedio con su otra mano, tocándose el ojo por un lateral para volver a levantar el párpado. Y lo peor es que, todo esto, le ocurrió en un momento del show en el que tenía que mirar fijamente al público.

Otras explicaciones

Muchas personas argumentaron que no tenía por qué tratarse necesariamente de un derrame cerebral y que podía ser solo un blefaroespasmo, que consiste en una pérdida de control de párpado, que puede traducirse en una cierta parálisis y en espasmos. Esto, por lo general, es benigno y puede ser provocado por el estrés (y estar delante de miles de personas actuando pues sí, puede producir un cierto estrés).

Esto sirvió también para que muchos de los seguidores de la cantante recuperasen vídeos de otras fechas anteriores en los que la cantante también mostraba algunas conductas que podrían calificarse de «extrañas», como en algunos vídeos caseros que subió durante la pandemia o alguna entrevista.

La cosa es que la cantante de 37 años ha dejado a muchos de sus fans algo preocupados. Y es que todo esto llega después de que, recordemos, en 2017 ella sufriese de un grave problema de salud mental que la mantuvo un tiempo alejada de los escenarios.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO