Las personas que tienen mascotas en casa ya saben perfectamente lo complicado que es acostumbrar a tu perro o a tu gato a que cambio de hábitos. Al final, cuando son pequeños o los adoptas ya mayores se tienen que adaptar a sus nuevos hogares, algo que puede ser difícil y costoso. El tema de orinar siempre es uno de los más complicados, por eso ahora te traemos la manera en que poder conseguir que siempre haga sus necesidades fuera de casa.

Está claro que nuestra mascota no va a prender por sí solo ningún hábito que nosotros queramos, así que tendremos que guiarle poco a poco y darle pautas. Una de las cosas más importantes es tener en cuenta que nosotros somos los primeros interesados en ello. Esto requiere tiempo y paciencia y utilizar unas pautas que te contamos a continuación:

1 – Lo primero a tener en cuenta es que debemos asegurarnos de que nuestra mascota tiene puestas todas las vacunas necesarias para poder salir a la calle. De no ser así, podemos comenzar a darle pequeños paseos dentro de casa o, en caso de tenerlo, por el patio o terraza.

2 – Debemos estar pendientes de cuándo nuestra mascota puede coger el hábito de orinar o defecar. En muchos casos nos puede ayudar fijarnos en si olfatea el suelo constantemente, camina en círculos o se muestra nervioso, ya que pueden ser indicativos de que está buscando un sitio en el que poder hacer sus necesidades.

3 – Una vez detectados estos momentos, debemos sacarle a la calle rápidamente para que pueda orinar o defecar. Cuando son más pequeños, es probable que necesiten salir más veces porque aún no son tan capaces de controlar el esfínter.

4 – Avanzadas las primeras semanas, es necesario que establezcamos una rutina aproximada de paseos, ya que el animal así sabrá detectar cuáles son sus horarios para poder hacer sus necesidades.

5 – Premiar a tu mascota cuando consiga aguantarse y orinar en la calle, ya que de esta manera nuestro perro asociará ese momento con que está haciendo algo bueno. Es importante que no le interrumpas mientras está orinando y ya después le premies, le acaricies y hagas carantoñas.

6 – No deberías regañar a tu mascota cuando no consiga esperarse y hacer pis en la calle. Si, por lo que sea, se orina en casa, no le castigues porque esto puede desencadenar en otros hábitos perjudiciales para ti.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: SoyUnPerro