Las operaciones estéticas están más que normalizadas en la actualidad y, de hecho, lo raro es no cruzar una calle sin encontrarse una clínica de estética, de injertos capilares o de blanqueamiento de partes del cuerpo que no sabías que se podían blanquear; cada vez está más al alcance de todo el mundo cambiar aquello de tu físico que, por lo que sea, no te gusta. Eso sí, una cosa que debemos tener presente siempre es el tema de los efectos secundarios. Y sino que se lo digan a la protagonista de nuestra historia de hoy.

Diana Contreras, hace unos días, subió un vídeo a Tiktok en el que mostraba lo que puede pasarte si te haces una bichectomía y una lipopapada si la intervención no sale del todo bien… y lo cierto es que pone los pelos de punta.

Un precio demasiado alto

Su intención era la de reducir el volumen de su cara y, para ello, se sometió a esas dos intervenciones y fue compartiendo todo el proceso con sus seguidores. Lo que no se esperaba era acabar como acabó.

Y es que, nada más salir de la clínica, sintió la primera de las reacciones a la intervención: «Saliendo del procedimiento, ya estaba superinflamada. Tuve que regresar a la clínica por el dolor insoportable que tenía. Sentía que el moflete izquierdo me iba a estallar», relató en un vídeo.

@dianacontreras.97 Like para parte 2 #bichectomiachek #lipopapadabichectomia #salemal #infeccion #triangulodelamuerte #cuidados ♬ original sound – user1372454639648

A esto le siguieron más síntomas, como un fuerte dolor de cabeza, vómitos y dificultad para respirar y deglutir; algo había salido muy mal y su cuerpo estaba pagando por ello. Llegó hasta un nivel de malestar tal, que acabó por desmayarse.

De mal en peor

Lo peor de todo esto es que, por más que pasaban los días, la inflamación no bajaba y ella seguía encontrándose terriblemente mal: «Trataba de comer algo por el hambre que me daba, pero era muy cansado y doloroso».

Tuvo que volver a la clínica en la que le habían realizado la intervención, y ahí le aseguraron que no tenía ninguna infección, solo coágulos que tenían que drenarle.

@dianacontreras.97 2 parte #bichectomiachek #lipopapada #salemal #cuidados ♬ original sound – user1372454639648

«Me drenaron dos veces y en ambas pedí al doctor que me inyectara un analgésico aparte de la anestesia, pero no era suficiente. Al terminar salía con un dolor extremo», asegura la mujer sobre su terrible nueva experiencia en el quirófano.

Una última visita

En un tercer vídeo, Diana explica que, con el paso de los días, empezó a convertirse en una persona muy insegura con su aspecto, ya que su cara no volvía a la normalidad. Fue entonces cuando empezó a tener ansiedad pensando que se quedaría «deformada».

Por suerte para la mujer, justo el día antes de la tercera cita con el médico para un nuevo drenaje, sintió algo raro en la boca: los coágulos se le habían reventado solos y sintió un alivio inmediato.

Tras esto, su cara se desinflamó «un 70%» y, con los medicamentos que le recetaron, su rostro empezó a volver a la normalidad, además de ya no sentir el terrible malestar que sentía. Diana, ahora, ha aprovechado su caso para alertar a la gente de los riesgos que lleva implícito este tipo de cirugías.

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.