Hace unos días saltaron todas las alarmas en la oficina de Derechos Lingüísticos del Govern balear ante lo que, aparentemente, es un flagrante caso de discriminación por motivos lingüísticos. La denuncia ha sido publicada en redes sociales por Marta Carrió, directora general de Juventud del Govern balear y, en la misma, explica que fue un familiar suyo el que sufrió dicha discriminación en una clínica de Palma de Mallorca. Su denuncia, además, ha ido acompañada de una fotografía como prueba.

La afectada es una mujer de unos 70 años que acudió el pasado viernes 23 de septiembre a una cita con el endocrino. Según su relato, la cita transcurrió con total normalidad y en ningún momento se le pidió que hablase en castellano. El problema surgió cuando, al salir, se percató de lo que había escrito el médico en el informe: «anamnesis interferida por barrera idiomática, (contesta siempre en mallorquín)».

Dudas sobre una posible ‘mala praxis’

La anamnesis es, básicamente, la recogida de información previa que hace el médico al paciente en la que le pregunta por sus síntomas, dolencias, etc. De esta forma, lo que se deduce de la anotación del médico es que esa exploración no se había realizado correctamente por culpa de ‘la barrera idiomática’.

El reclamo principal de la paciente y el motivo central de su indignación fue que en ningún momento se le pidió que hablase en castellano y que no fue hasta que leyó el papel que cayó en la cuenta de lo que había pasado.

El hospital responde a las críticas

«Además de una falta de respeto a nuestra lengua, poner en el informe médico que la anamnesis es incompleta a causa de una barrera idiomática, y hacer de ello un diagnóstico, es una negligencia en toda regla y un peligro para la salud de nuestra ciudadanía», denunció la funcionaria pública a través de sus redes sociales.

Carrió, además, remitió su queda a la cuenta oficial del la red de hospitales Juneda, ya que fue en una de sus clínicas donde se produjo la presunta mala praxis a la paciente. Y desde el hospital, como cabía esperar, han contestado.

Ellos han defendido el ‘buen hacer’ del médico, alegando que esa es una nota interna que no interfiere para nada en el diagnóstico global: «Es una nota interna que se pone siempre, el fallo ha sido que se le ha colado en el ejemplar del paciente pero se pondría igual si el paciente hablase en inglés o en alemán», detallaron en declaraciones en exclusiva para el diario ABC.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: ABC.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO