Meterse en una plataforma de reseñas es meterse un campo de minas: si no vas con cuidado, lo más probable es que acabes pisando tremenda mentira/falsedad/engaño. Y hoy vamos a hablar precisamente uno de estos casos que, además, está tintado por unas altas dosis de racismo.

Hace unas horas se viralizó un suceso ocurrido en el bar Ramonas 2.0 de Ciudad Real. El establecimiento comenzó a recibir un alud de comentarios negativos, todos ellos motivados por un usuario que se quejaba del servicio que, supuestamente, le había prestado uno de los trabajadores del local.

Esta historia, como muchas de las que os traemos relacionadas con el mundo de la hostelería, llega de la mano de la cuenta de Twitter @SoyCamarero, especializada en denunciar este tipo de situaciones.

La crítica, que podría ser legítima si realmente no ha recibido un buen trato, dejó de lado cualquier tipo de observación constructiva y se centró en el origen del trabajador con un argumento que solo puede calificarse de racista: «Más de una hora para que nos traigan la comida, luego tienen a un chaval joven moro que no tiene ni la ESO que parece un pollo sin cabeza. Solo hace que dar vueltas. Una vergüenza. No volveremos más».

El racismo, clasismo y xenofobia de este comentario provocó que el propietario del local contestase al usuario con rotundidad. «Si te tardó según dices, imagina si llegamos a saber que tienes como hobby prejuzgar a la gente por su país de origen o su tipo de estudios cursados«, señala el hostelero.

No solo pone en duda la veracidad de la reseña, sino que también defiende a su trabajador: «Ese ‘moro’, como tú le llamas, es una persona excepcional y nuestro compañero, al cual siempre defenderemos ante cualquier gil*** como tú. Siento mucho ponerme a tu altura, pero no te mereces otras cosa».





Desde la cuenta de Soy Camarero también se hizo eco de la review original ya que, por lo visto, el autor de la misma la modifico para corregir algunas faltas ortográficas garrafales y, además, añadir algunos detalles que parecen falsos  puestos a posteriori a modo de ‘represalia’.

Por suerte, han sido muchas las personas que se han solidarizado con el caso y, en este preciso momento, la publicación ya acumula más de 8.500 ‘me gusta’ y cientos de comentarios que van en una misma dirección: solidarizarse con el trabajador. Además, muchas personas han acudido al perfil del restaurante en Google para puntuarlo con 5 estrellas.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO