Aunque a veces pensemos lo contrario, el racismo continúa estando más que presente en nuestra sociedad. A diferencia de otros tiempos, ahora muchas personas pueden denunciar públicamente las injusticias que sufren en el día a día gracias a las redes sociales. Todavía queda mucho por hacer para combatir con el odio que existe hacia muchas personas, por eso es importante que historias como la siguiente se viralicen.

Elena Carraco (@elenaacarrasco) es una joven almeriense que quiso ayudar a uno de sus compañeros de trabajo contando lo que le había ocurrido en su perfil de Twitter. Allí, para sus más de mil seguidores, comenzó diciendo: «Se me viene el alma al suelo… Ayer mi compañero de trabajo de 20 pocos años estaba ilusionadísimo porque había encontrado habitación. Su primera vez fuera de casa porque precisamente el trabajo se lo permitía económicamente».

«Hilo de racismo puro y duro», dijo la tuitera

«Preparaos porque viene hilo de racismo puro y duro», adelantaba la joven a todos sus seguidores. A continuación, empezó a contar lo sucedido: «Su nombre es Saad, lo primero de todo decir que es un compañero de trabajo excelente, bueno, responsable, alegre… vamos lo que es un muchacho de 20 pocos años con ganas de prosperar en la vida. Sigue buscando habitación en Almería por unos 150€. Agradezco difusión».

«Parecía haberla encontrado. Hoy firmaba el contrato y como yo lo sabía al llegar le he hecho fiestas cuando el pobre tenía la cara hasta el suelo. Estaba nerviosísimo, le temblaba hasta la boca contándome lo que le había pasado», explicó al principio. «Me comenta que ha ido, ha firmado el contrato y le han dado las llaves. El piso era a compartir con dos chicos y una chica», dijo luego.

«Se va a comer porque entraba al trabajo después y en mitad de la comida le habla la compañera diciendo que tiene que hablar con él, pero que en persona. Vuelve al piso para hablar con ella y aquí viene lo gordo: Mis padres se han enterado de que eres ‘moro’ y dicen que no te quieren aquí, que eres tú o yo, si no te vas me cambian de piso«, contó la de Almería.

La publicación superó los 28.000 likes rápidamente

Elena continuó explicando. «Total, que si no se iba a ella la cambiaban de piso los padres porque textualmente: no va a compartir piso ni con ‘moros’ ni con gitanos. Saad, que es un amor, agacha la cabeza devuelve las llaves y se va derrotado al trabajo a seguir atendiendo a todo el mundo con una sonrisa, compañeros y clientes».

El hilo superó los 28.000 likes y ha tenido mucha repercusión en distintos medios de comunicación. La cuenta de Instagram @es.decirdiario se puso en contacto con el mismo Saad, que quiso hacer pública la conversación de WhatsApp que había tenido con la que iba a ser su compañera de piso. La historia enfadó a muchos usuarios de la red social del pajarito, que mostraron su indignación ante lo ocurrido.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO