Desde que llegaron al mundo de la fama, los concursantes de ‘La isla de las tentaciones’ no han parado de sorprendernos con sus historias. El programa presentado por Sandra Barneda nos ha regalado varias oleadas de participantes de realities que dan la talla en todos y cada uno de los formatos de Telecinco. Fani, Cristofer, Tom Brusse, Sandra Pica, Melyssa Pinto o Marta Peñate son tan solo algunos de los más populares.

Entre todos esos concursantes se encontraba Lola, que participó en la tercera edición del programa. La de León concursó junto a su novio, pero la relación terminó tras su paso por República Dominicana. Ella le fue infiel en varias ocasiones con los tentadores y tanto ella como su pareja decidieron enterrar su amor en las paradisíacas playas del caribe. Ahora, Lola ha vuelto a salir a la palestra después de contar una experiencia cuanto menos curiosa.

Le pidieron bragas usadas de tres días

La de ‘La isla de las tentaciones’ vivió uno de sus momentos de mayor popularidad cuando concursó en ‘Supervivientes’. Lola viajó hasta las playas de Honduras para demostrase así misma hasta dónde podía llegar. La exnovia de Diego consiguió meterse a en el bolsillo a miles de espectadores, que hicieron que llegase hasta la final del reality. Fue allí, durante una de las pruebas, donde confesó que en el pasado había vendido ropa interior usada.

Ahora, Lola ha decido contar todos los detalles sobre lo que vivió entonces. Fue cuando tenía 18 años y su novio y ella encontraron ahí una fuente de ingresos extra. «A mi novio y a mí nos pareció un chollazo», ha dicho la concursante en su canal de Mtmad. Después siguió contando: «Me pidieron una biografía presentándome con datos como altura, peso, color del pelo y talla de pie«.

Al poco tiempo de poner el anuncio, a Lola le empezaron a hablar muchos usuarios de la página web: «Uno de los usuarios intentaba que le convenciéramos para que me comprase las bragas preguntando cosas subidas de tono. Yo estaba con mi prima y le contestábamos entre las dos». Al final, la petición de un hombre fueron unas bragas que las hubiese usado durante tres días seguidos.

«Eras locuras muy heavys«, ha reconocido Lola

Finalmente, Lola llegó a un acuerdo con ese chico y consiguió sacarse un dinero extra: «Le dije que las tenía y que por ser él le hacía un dos por uno». A pesar de lo joven que eran, la exsuperviviente supo perfectamente cómo hacer negocio con su ropa interior. También ha reconocido que por su edad, había cosas que le parecían algo escandalosas: «Eran locuras muy ‘heavys’ que a una niña de 18 años se le venían grandes».

Después de contar sus vivencias, Lola ha recordado que esto ya lo había contado durante su participación en ‘Supervivientes’ y que su valentía le hizo llenar el estómago en esos complicados momentos: «Yo conté que vendí bragas y gracias a eso me comí unas costillas con patatas que me vinieron de lujo».

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO