El Safari World de Bangkok lleva un tiempo sufriendo un evento (por llamarlo de alguna forma) de lo más extraño relacionado con los orangutanes y las mujeres que van a sacarse una foto con ellos.

El incómodo momento en cuestión quedó registrado en vídeo y, en él, se podía ver cómo, cuando la mujer se iba a sacar una foto con el animal, este se le acercaba por detrás y, de golpe y sin previo aviso, le apretaba los pechos mientras sonreía a cámara. Una reacción tan humana (de un humano absolutamente pervertido, por supuesto), que dejó a todo el mundo absolutamente desencajado. ¿Cómo era esto posible?

Un viral con muchos claroscuros

Por aquel entonces, cuando se viralizó este vídeo, surgió inmediatamente un debate en la red: ¿se trataba de una conducta natural del animal o, de alguna forma, los trabajadores del zoológico lo habían entrenado para ello?

Ahora, tras varios meses y la repetición de este ‘incidente’ con otras mujeres, parece confirmarse que, efectivamente, fue algo que el animal aprendió de sus cuidadores, quienes se lo habrían enseñado porque les habría parecido gracioso que lo hiciese a modo de ‘broma’.

Angel Orangelor, de 27 años, fue una de las mujeres que vivió esto y, como se puede preciar en el vídeo, posa incómoda mientras el animal le toca con violencia los pechos y la besa en la cara. Pero es que el animal, pobre, tampoco sabe lo que está haciendo, ya que esta es una conducta que le han enseñado (a saber con qué métodos).

“El orangután solo estaba tratando de mostrarme algo de amor. Se veía muy lindo. No me hizo daño y estaba siendo amable. Mis amigos pensaron que era gracioso. Teníamos un vínculo real”, declaró Angel intentando defender al animal.

Dararat Suwanmai, la joven de 24 años que también sufrió este tocamiento por parte del animal, se mostró igualmente comprensiva con el mismo y, por suerte para el zoológico, se lo tomó con humor. “Me eché a reír cuando me di cuenta. Era una criatura algo amistosa”, aseguró.

“El Bangkok Safari Park tiene varios orangutanes con los que los visitantes pueden posar. Sin embargo, han desarrollado malos hábitos que incluyen tocar y besar a las visitantes”, señalaron fuentes del Daily Mail.

A vosotros, ¿qué os parece todo esto? ¿Qué pensáis de que le enseñen este tipo de cosas a los animales?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO