El Dogging o Cancaneo es una de esas ‘nuevas’ prácticas sexuales que, en los últimos tiempos, se han ido poniendo de moda y que está estrechamente relacionada con el exhibicionismo. ¿En qué consiste? ¿Por qué ha proliferado estos últimos años? Te lo contamos.

Dogging, más conocido en español como Cancaneo, puede resumirse como la realización de una práctica sexual en un espacio público, normalmente a la intemperie, y con un potencial público que haría el papel de ‘mirón’. Pero es que estos, en un momento determinado, podrían sumarse también a la práctica, todo dependerá de los participantes.

Esta práctica (o, como mínimo, el término que le da nombre) surgió en el Reino Unido en los años 70 y, desde entonces, ha estado muy extendida entre las personas a las que les gusta el exhibicionismo, el voyeurismo o el intercambio de parejas. Pero los perfiles de los practicantes pueden ser muy diversos.

Las zonas más frecuentadas por las personas practicantes del Dogging o Cancaneo suelen ser las playas, los parques, determinados baños públicos y hasta zonas de servicio, lo importante suele ser que estén lo suficientemente expuestas como para que haya un punto de exhibicionismo.

Ahora, ¿De dónde viene este término?

Pues “dogging” proviene de que, cuando se popularizó esta práctica, los ‘mirones’ utilizaban la excusa de sacar a pasear al perro para incursionarse en las zonas en las que se practicaban estas actividades, que normalmente eran entornos naturales. Era una forma de disimular y, de alguna forma, el perro paga el pato.

Ahora, lo de la palabra «cancaneo» ya no está tan claro. Y es que se cree que proviene de la traducción de «dog» como «can». También se cree que podría provenir de que, en muchos de los lugares en los que se hacía esta práctica, no habían muchas comodidades, por lo que se solía optar por la posición ‘del perrito’… pero lo cierto es que el origen no está claro.

Y es que ‘dogging’ hace referencia a esta práctica siempre y cuando la realicen personas heterosexuales. En caso de que se realice entre personas homosexuales, la práctica pasa a ser conocida como “cruising” (pero la base es la misma).

¿Cómo es que ahora se ha vuelto a popularizar?

El auge de este tipo de prácticas podría haber encontrado su razón de ser en las nuevas tecnologías. Y es que ahora es más fácil que nunca contactar con gente desconocida y relacionarnos para organizar encuentros de este tipo en casi cualquier parte y lugar. Las personas que disfrutan de esta práctica lo tienen muy fácil para, básicamente, ponerse de acuerdo.





Si nos vamos a las grandes ciudades españolas, es habitual encontrarse a gente haciendo «dogging» en el paseo del Prado o el Parque del Retiro en Madrid, o en algunas zonas de la montaña de Montjuïc en Barcelona y el Parc de l’Escorxador. Y eso por mencionar tan solo un par de sitios a los que los amantes del «cancaneo», «dogging» o «cruising» acuden para satisfacer sus deseos sexuales.

No dudéis en seguir nuestro programa de entrevistas ‘Yo controlo’ en Youtube como Cabrotv:

A vosotros, ¿qué os parecen este tipo de prácticas? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Psicología y Mente.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO