Épocas como las Navidades y las rebajas o los días festivos hacen que mucha gente se eche a las calles para hacer compras, para ver las calles iluminadas o simplemente para palpar el ambiente que se respira. Los centros de las ciudades se llenan de gente y pasear por la Gran Vía madrileña o por el Portal de Ángel de Barcelona se convierte casi en una misión imposible.

Esto no es cosa nueva porque ha sucedido todos los años, aunque con la pandemia de por medio las aglomeraciones se hayan evitado durante unos años debido al gran riesgo que suponía para los ciudadanos. Ahora las medidas se han relajado y las inconcebibles aglomeraciones han vuelto a formar parte de nuestras vidas.

La policía no le dejaba entrar a la calle donde vivía

Precisamente en medio de una multitud de gente sucedió esta historia que se convirtió en viral en las redes sociales. Los vecinos que viven en el centro de Madrid son los más afectados por este tipo de aglomeraciones especialmente en épocas de compras como es la Navidad que no les permiten darse un respiro tras salir por la puerta de su casa.

Hoy nos remontamos a diciembre del año pasado, cuando un usuario de Twitter quiso compartir con todos sus seguidores la experiencia que tuvo cuando volvía a su casa. Al poco de contar su historia, la publicación se hizo viral en la red social del pajarito.

«No puede pasar, el aforo de la calle está completa», le dijo la policía cuando quiso acceder a su vivienda. Su respuesta fue clara y directa: «Pero es que voy a mi casa». El ciudadano señaló la ventana de su vivienda para que los agentes le dejasen pasar. No contentos con su respuesta, insistieron: «¿Tiene algún justificante de que vive ahí?». No sabemos a qué se referirían las autoridades con «algún justificante». Habría que ponerse a buscar facturas en el mail para poder demostrarlo.

«Adelante, pase», terminaron diciendo los agentes

Pero el ingenio del protagonista de la historia fue mucho más allá y su rapidez sorprendió tanto a la policía que no pudieron retenerle más. «Oye Siri, enciende la luz del salón color rosa», dijo el tuitero. Enseguida la policía pudo comprobar cómo la ventana que había señalado anteriormente se encendía iluminando el espacio de una luz rosa. Los agentes terminaron permitiendo el paso al hombre: «Adelante, pase».

La publicación estuvo a punto de alcanzar los 10.000 likes y muchos usuarios compartieron la divertida historia en la que triunfó el ingenio del ciudadano. Además, el chico compartió una fotografía de su salón con la luz que había puesto y añadió un comentario personal: «Dejad de venir a Madrid en diciembre».





Y si os habéis quedado con ganas de más anécdotas, no dudéis en seguir nuestro programa de entrevistas ‘Yo Controlo’ en Youtube:

¿Alguna vez os habéis encontrado en una situación similar?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20minutos

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO