La boda entre Ben Affleck y Jennifer López es, indiscutiblemente, uno de los eventos del año… y no precisamente porque haya sido una boda espectacular, sino más bien todo lo contrario: lo hicieron en la intimidad, casi en secreto, y después de haber retomado la relación tras un paréntesis de más de dos décadas… que se dice pronto.

Se dieron el sí quiero en un paraje natural maravilloso, rodeados de sus familiares y sus amigos más cercanos, poniendo así el broche final a una de las relaciones más particulares y extrañas de la historia reciente de Hollywood.

Una nueva (y próspera) vida

Todo esto llega, además, después de que Ben Affleck pasase una de las peores etapas de su vida. Tras su divorcio de Jennifer Gardner, el actor no había podido levantar cabeza. Su breve relación con Ana de Armas parecía, por fin, haberle mostrado la luz al final del túnel, pero la cosa acabó nuevamente de forma abrupta y el actor, ahora sí, tocó fondo.

Cuando parecía que el amor ya no le daría una tercer (o decimoquinta) oportunidad, llegó nuevamente JLo a su vida dos décadas después de haberse conocido en el rodaje de ‘Gigli’. Y la historia de amor volvió a comenzar.

La cuestión es que, tras darse el sí quiero, la flamante pareja decidió poner rumbo a su luna de miel que, a pesar de ser de lo más romántica, ha tenido bastante poco de privada… y es que, día sí día también, se filtran fotos de ambos en la intimidad. Y lo cierto es que no son fotos precisamente ‘convencionales’, por decirlo de alguna forma.

Los paparazzis han seguido a la pareja a lo largo de su viaje Europeo y, precisamente por eso, hoy podemos ‘disfrutar’ de fotos como la de el bueno de Ben echándose una siesta a pierna suelta en un yate o la que os traemos hoy, todavía más impactante.

Una foto desconcertante

Y es que echarse una siesta siempre es algo que reconforta, pero cuando se trata de sentimientos más profundos… la cosa ya se complica. Y es que, hace unos días, pillaron a Ben y a Jennifer en una situación que, aparentemente, es bastante más seria. En las fotos podíamos ver al protagonista de ‘Perdida’ llorando mientras era consolado por su nueva mujer, todo esto mientras disfrutan de lo que parece una especie de escapada a la naturaleza. Aquí os dejamos las imágenes del momento:





Por lo demás, no se sabe el motivo por el que Affleck estaría así de ‘roto’, pero lo cierto es que, muy probablemente, se tratase de un momento de apertura emocional y catarsis. Por lo demás, esperamos que les esté yendo estupendamente (a pesar de la poca intimidad).

Aquí os dejamos el divertido vídeo en el que a Jennifer se le rompe el vestido en pleno concierto (cosa que ella se tomó con mucho sentido del humor):

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportiva.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO