Ser influencer se ha convertido en uno de los grandes sueños de los jóvenes actuales (y no tan jóvenes, la verdad). Y es que, con el auge de las redes sociales, han nacido también un montón de profesiones a su alrededor. Es un sector completamente nuevo y, por lo tanto, como sociedad, debemos pasar un periodo de adaptación al mismo.

friends selfie GIF by Girlys Blog

Y es que, cuando uno piensa en ser ‘influencer’, lo primero que se te viene a la cabeza son montañas de dinero, coches de lujo, invitaciones a fiestas y que te pidan selfies a cada paso que des. Esto, en muchos casos, es así, pero también hay un lado bastante turbio al que hoy le echaremos un vistazo.

Ansias por triunfar en redes

Cuando todo el mundo quiere acceder a un sitio que está ‘reservado’ solo para una cantidad ‘limitada’ de personas, suelen empezar a surgir dinámicas no demasiado sanas, como abusar de la cantidad del tiempo que pasamos al día pegados al móvil o, incluso, posibles problemas de ansiedad que puedan surgir por la presión de ‘triunfar’, entre otras cosas.

Nbc Influencers GIF by This Is Us

Este afán por convertirse en ‘creadores digitales, algunas empresas chinas han considerado que lo mejor para ‘fomentar’ esto era crear fábricas de streamers, habilitando locales inmensos con todo el contenido que un ‘influencer’ medio puede necesitar a cambio de, por supuesto, parte de los beneficios.

La verdad sobre las ‘fábricas de streamers’

Esto, que podría sonar hasta beneficioso para ambas partes, en la realidad, se traduce en cosas tan turbias como las que veréis a continuación.

Lo primero que debemos tener presente es que China ha bloqueado a la mayoría de plataformas de streaming grandes del mundo. Twitch, por ejemplo, no puede verse en el país. Así pues, todo el consumo de entretenimiento del país del sol naciente se centra en sus propias plataformas, que tienen apenas competencia.





En las ´fabricas de streamers’, hechas para que nunca falte contenido a la población, los creadores tienen a su disposición trípodes, aros de luz y hasta micrófonos, con tal de que pueda realizar directos todo el tiempo que lo requieran.

Pero lo que vemos en realidad es un escenario absolutamente distópico: decenas de creadores (sobre todo, mujeres) en fila, tirados en el suelo de una fábrica y ocupando una suerte de pequeño escenario, que es lo que se vería en cámara. Es algo muy parecido a una especie de jaula sin barrotes.

Aquí tenéis el vídeo del momento:

Estas imágenes han circulado por la red estos días y, como ya os podréis imaginar, las reacciones de los usuarios han sido de terror, llegando incluso a comparar lo visto en las mismas con un capítulo de Black Mirror. Y, sinceramente, no es para menos.

La mayoría de comentarios que hemos podido leer en Twitter sobre este asunto van en una misma dirección: expresar el horror que se siente al ver esta especie de distopía. También han resurgido muchas de las críticas que se hacen desde occidente al modelo de ‘producción en masa’ chino del que, paradójicamente, nosotros también nos aprovechamos.

 

 

Para acabar este artículo, os dejamos un tráiler de Black Mirror, muy acorde a esta situación:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO