Son muchas las personas que han decidido tomar las riendas de su vida y afrontar sus problemas de sobrepeso. Este es cada vez más acusado en los países desarrollados y, para algunas personas, puede suponer un serio problema de salud. Y es que perder peso es bastante más complicado que ganarlo. Es un proceso largo y que exige mucha fuerza de voluntad. Precisamente por eso, cuando alguien lo consigue, hay que celebrarlo.

Los protagonistas de nuestra historia de hoy son una pareja conformada por Helen y Kieron Buxton. Ellos tenían un grave problema de sobrepeso pero, trabajando juntos, en tan solo un par de años, han conseguido perder un total de 177 kilos y, como os podréis imaginar, el antes y el después es increíble.

Kieron (50) y Helen (51) sufrían de obesidad mórbida. En un momento determinado, decidieron que tenían que tomar una decisión para mejorar su vida, ya que las dificultades derivadas de su peso eran absolutamente insostenibles para ambos.

Una situación insostenible

Ellos son naturales de The Meadows (Nottingham) y, hasta hace un par de años, entre ambos pesaban unos 400 kilos. Según contaron en una entrevista para la BBC, llegaron a un punto en el que no podían ni ponerse los zapatos. Kieron acabó desarrollando diabetes tipo 2 a raíz del sobrepeso y, a raíz de muchos otros problemas de salud, se dieron cuenta de que ya era una cuestión de vida o muerte.

Dieron un giro absolutamente radical a sus vidas, comenzaron a hacer algo de deporte y, sobre todo, a controlar todo aquello que comían. Así estuvieron a lo largo de 24 meses hasta que, hoy, ya pueden presumir de haber perdido casi 180 kilos entre los dos y, por consiguiente, poder llevar una vida algo más ‘normal’. Y eso que todavía tienen pensado seguir luchando hasta tener un peso completamente correcto acorde a sus necesidades.

«He sido una persona con sobrepeso durante gran parte de mi vida, hasta el punto en que realmente ya no lo reconocía«, reconoció Kieron en aquella misma entrevista. «No moverme, usar camisas 5XL y pedir extensores de cinturones de seguridad era lo más normal del mundo para mí», señaló en referencia a su vida previa a su gran cambio.

Así lucen ellos en la actualidad:

Ambos reconocieron haberse acostumbrado a que la gente se burlase de ellos por su especto, hasta el punto de que ya lo veían como algo ‘normal’. Eso sí, el dolor fue calando y ello les iba provocando cada vez más inseguridades con sus cuerpos.





Graves problemas de salud

Kieron desarrolló su problema de diabetes cuando tenía tan solo 30 años. Hace un par de años sufrió una fuerte lesión en una pierna y, precisamente por culpa de su problema con la insulina, tardó muchísimo en recuperarse. Fue entonces cuando el médico lo puso en alerta: ahora había sido un susto, pero la cosa podría empeorar bastante en un futuro.

La pareja decidió emprender el reto conocido como Slimming World y, poco a poco, fueron percibiendo los avances: «Pensé que unirme a Slimming World con Kieron sería una buena manera de apoyarlo y también de mejorar mi propia salud», confesó Helen, que se unió un poco más tarde al proceso, pero consiguió también unos resultados impresionantes.

Ahora, gracias a su nuevo estado físico, Kieron ha conseguido reducir sus problemas con la diabetes hasta el punto de que ya no necesita prácticamente medicación. «Todavía no me creo que cambios tan simples hayan transformado tanto nuestras vidas«, asegura antes de admitir que, de no ser por esto, probablemente habría muerto hace tiempo.

No dudéis en seguir nuestro programa de entrevistas ‘Yo controlo’ en Youtube como Cabrotv:

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO