Claudio Formenton tuvo un mes de noviembre bastante ‘movidito’. Este señor, a finales del año pasado, se tomó una semana de vacaciones para volar desde su Italia natal hasta Costa de Marfil. Su argumento para coger el avión era ‘ayuda humanitaria’, cosa que no sorprendió a nadie ya que él realizaba trabajos sociales de forma habitual. Lo que no se esperaban era que Claudio, de 67 años, en realidad acudiese al país africano para conocer a una joven y acabar secuestrado.

Este señor ya jubilado residía en el pueblo de Fossò, en la Riviera del Brenta. Ahí era conocido por ser una persona muy entregada con las causas sociales y por ser propietario de una empresa de mármol.

Mentiras arriesgadas

Al principio, el hombre contó que viajaba a África para encontrarse con un misionero amigos suyo. Por lo visto, él pasaría unos días en un centro ayudando y luego volvería a su país. Ahora, tras lo ocurrido, la comunidad misionera de Villaregia constató que el hombre nunca acordó tal cosa, como mínimo, de forma oficial.

Según la reconstrucción de los hechos realizada por las autoridades, Claudio viajó a Costa de Marfil no para ayudar a nadie, sino para encontrarse con una chica local de apenas 20 años llamada Olivia Mertens a la que, por lo visto, había conocido por Internet. Ninguno de los dos se había visto en persona, por lo que este sería su primer encuentro. Recordemos también que este señor ya tenía familia en Italia.

Historias sin finales felices

Formenton habría llegado al aeropuerto de Abidijan el sábado 27 de noviembre. Ahí debía recogerlo un transporte hasta la misión Yopougan… pero la cosa fue un poco diferente y acabó subiéndose a un taxi que, supuestamente, venía a recogerlo.

Como ya os podréis imaginar, el hombre no solo no llegó a su destino, sino que acabó secuestrado en una cabaña en medio del bosque, donde estuvo amordazado y custodiado por tres personas armadas. Allí permaneció los tres días que tardaron las autoridades en dar con el y liberarlo.

Según ha revelado el diario italiano Il Gazzettino, el hombre no habría sido maltratado ni se habría pagado rescate alguno. De hecho, fue el trabajo conjunto de las autoridades italianas y marfileñas.





Un “sugar daddy” estafado

Esta es una estafa más o menos recurrente en la que un hombre, normalmente mayor y con dinero, es engañado a través de páginas de contacto por supuestas jóvenes. Lo normal es que le pidan a sus víctimas que les manden dinero, pero, en el caso de Claudio, los estafadores fueron varios pasos más allá.

Y sí, Claudio Formenton, a efectos prácticos, es la víctima de todo esto… pero su comunidad no tiene tan clara su inocencia. Este señor era un padre de familia muy respetado en su pueblo, siendo un ferviente católico que, en un momento determinado, decidió irse a la otra punta del mundo para conocer a una mujer 47 años menor que él, engañando a todo el mundo. Él era Ministro de la Comunión en su parroquia, cargo que ya se le ha revocado.

Para más historias y anécdotas curiosas, no dudéis en seguir nuestro programa de entrevistas ‘Yo controlo’:

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Milenio.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO