Hace apenas unos meses, prácticamente el mundo entero se asombraba con la noticia de que Elon Musk era el hombre más rico del mundo por primera vez. Así lo indicó la revista Forbes y todo apunta a que su fortuna seguirá aumentando en los próximos tiempos. Poco después, salió a la luz que el multimillonario había comprado Twitter por, nada más y nada menos que, 44 millones de dólares.

Cuando la información se hizo pública, muchas personas se echaron las manos a la cabeza por las posibles consecuencias que ello tendría. Los ciudadanos están divididos entre los que critican su manera de monopolizarlo todo y los que admiran su visión empresarial y su forma de llegar económicamente a lo más alto. Al principio, Musk anunció a sus trabajadores la posibilidad de teletrabajar, pero en las últimas horas la polémica se ha hecho realidad al anunciarles que su trabajo tendrá que ser 100% presencial.

El demandante exige 258.000 M de dólares por los daños causados

Pero esta no ha sido la única cosa por la que el multimillonario se ha convertido en noticia en las últimas horas. Los medios de comunicación anunciaban que uno de sus inversores le habría demandado por poner en práctica una presunta estafa piramidal. Además, no solo Elon Musk se verá afectado por esta demanda, sino que también lo harán sus empresas Tesla y Space X. La batalla judicial no ha hecho más que empezar.

Ha sido este jueves cuando el inversor denunció a Elon Musk y a sus empresas por el presunto delito de estafa. El hombre, que se llama Keith Johnson, exige la cantidad de 258.000 millones de dólares por los daños que podría haber causado este delito, que tendría como objetivo respaldar la criptomoneda Dogecoin. Además, Keith dice representar a todas las personas que se han visto afectadas por este presunto delito.

En los papeles de la demanda, Johnson asegura ser: «Un ciudadano estadounidense que fue defraudado con dinero por la estafa piramidal criptográfica de Dogecoin». Además, al hombre no le ha temblado el pulso a la hora de acusar a sus empresas de llevar a cabo un crimen organizado ilegal para inflar el precio de Dogecoin.

Keith pide prohibir a las empresas de Musk comercializar con Dogecoin

El día que Johnson puso la demanda, esta moneda digital tenía un valor de 0,056 dólares y su máximo lo alcanzó el pasado mes de mayo del año pasado llegando hasta los 0,722 dólares. La caída que ha sufrido en los últimos meses ha sido más que considerable y todo apunta a que podría seguir haciéndolo en los próximos tiempos.

Por último, os dejamos con la retransmisión de una de las últimas noticias sobre la compra de Twitter de Elon Musk. ¿A ti qué te parece?





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Huffington Post

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO