Aníbal, de 31 años de edad, se consideraba una persona «tranquila» pero «muy hablador». «Me gusta mucho la gente que se ríe de mis bromas, porque también las hago para recibir un poco de feedback«, reconocía. Buscaba una chica «guapa y simpática», pero sin necesidad de que fuera «graciosa» porque para eso ya estaba él.

Su cita era Virginia, una joven de 25 años de edad de un pueblo llamado Velada (Toledo) que animaba a visitar para comer «las mejores sandías de España». Aseguraba que, si un chico le hacía reír, ya la tenía ganada.

Aníbal se fijó en que Virginia no llevaba sostén: «Viene sin sostén, algo que está bastante de moda ahora, y me parece una moda que está muy bien». En cambio, la de Virginia fue que era «un poco Cayetano«.

Preguntas sorprendentes

Sentados ya en la mesa, se fueron conociendo un poco más. Virginia estudiaba Enfermería y él hacía big data, un mundo que ella desconocía. Él bailaba salsa, algo que a ella le sorprendió y no se acabó de creer: «la verdad, no me lo creo. Lo veo un poco soso en ese sentido. Lo raro es que se mueva», decía entre risas.

Virginia le confesó ser fiestera y beber cuando sale y, de la nada, él le preguntó si tomaba drogas, algo que ella negó rotundamente. Seguidamente, le pregunto si alguna vez las había probado…»¿Qué me ve cara de yonki? ¿Fumas, bebes? Eso vale, pero ¿te drogas? No sé qué ara tendré, ¿proyecto hombre?». Él aseguraba que lo preguntaba bastante y formaba parte de su «repertorio de preguntas»: «hay una pregunta que me he callado: si había estado con chicos con micropene».

Polos opuestos

También tuvieron tiempo de hablar de sus relaciones pasadas: Virginia le explicó que había dejado a su novio el año pasado, y él aprovechó por hacer unos comentarios que no le gustaron: «creo que es muy típico de chica dejar. Suelen dejar más las chicas que los chicos», le dijo. «Ellas son las que deciden. El chico propone y ella dispone«, decía en una sala aparte.

Ella no estaba de acuerdo: «Si no le gustas a una chica te va a dejar, y si no le dejas a un chico te va a dejar, y aquí todos felices y contentos». Sobre si había sido infiel alguna vez, él confesó haber sido «infiel de pensamiento», algo que, en las palabras de Virginia, le había dado «repelús«.





En un momento determinado de la cita, Virginia le preguntó que había pensado de ella en un primer lugar: «no he venido con exigencia máxima, para conocer a alguien cualquier persona es interesante para un par de horas». Al escucharlo, ella le soltó: «¿Te parezco fea entonces?«, pero se lo tomó a risas. El momento de la decisión final fue un resumen de todo lo que habíamos visto en la cita.

NO OS LA PODÉIS PERDER:

¿Qué os ha parecido la cita entre Aníbal y Virginia?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO