El tema del ‘valor’ y del ‘precio’ de las cosas siempre está abierto al debate (y a la polémica, por supuesto). Lo que para una persona puede ser algo tremendamente valioso hasta el punto de estar dispuesta a pagar lo que sea por ello, para otra, puede ser una absoluta chorrada que no recogería del suelo ni gratis. Y esto nos lleva a la protagonista de nuestra historia de hoy.

Ella es Stephanie Matto, una empresaria australiana que tiene bastante claro qué es lo más valioso de su cuerpo… y muy probablemente sería incapaz de adivinarlo por tu cuenta. No es ni su intelecto ni sus sentimientos ni su aspecto: es el sudor de sus senos.

Ella saltó a la fama con el reality “90 day fiance”, un show en el que las participantes viajaban por todo el mundo para conocer por primera vez a sus prometidos con los que, previamente, habían iniciado una relación a distancia.

Matto, viendo la popularidad conseguida con este programa de televisión, intentó sacarle partido a su situación y vio que, con algunas de las cosas que ‘salían’ de su cuerpo, podía sacarse un buen dinerillo en redes sociales. Puede que ella ya os suene porque, hace unos meses, estuvo vendiendo sus ‘pedos embotellados’ en la red.

Por aquel entonces, Stephanie aseguraba estar ganando unos 50.000 dólares a la semana con sus gases intestinales, por lo que no podía estar más contenta. También contó que no se estaba ganando un dinerillo extra nada desdeñable con su página de OnlyFans; ella, a todo lo que podía sacarle partido, se lo sacaba.

El problema llegó hace unos meses, cuando empezó a sentir unos fuertes dolores en el pecho. Los médicos, después de examinarla, determinaron que esto se debía a la acumulación de gases en su interior a causa de la dieta que estaba llevando para producir más ‘pedos embotellados’. “Me aconsejaron que cambiara mi dieta y tomara un medicamento supresor de gases, lo que acabó efectivamente con mi negocio”, contó en una entrevista para Buzzfeed.

Stephanie, lejos de ver esta crisis como el fin de su imperio, se estrujó la cabeza para dar con una solución… y así hizo: decidió que lo mejor sería vender la sudoración de sus senos en pequeñas botellitas. “Será un verano de chicas calientes y mis pechos están sudando. ¡Así que embotellemos y vendamos!”, explicó la influencer de 31 años en el anuncio de su nuevo producto.





Ella contó que para llenar un frasco solo necesita estar 15 minutos tomando el sol al lado de la piscina. Cada frasco, por si os interesa, lo vende a 500 dólares y, según ha revelado, vende unos diez al día.

aquí tenéis el vídeo del anuncio:

“Me encanta sentarme junto a la piscina y llenar los frascos con el sudor de mis senos. Pero también es un trabajo duro, no se dejen engañar”, aseguraba Matto, que ha vuelto a llenar sus arcas con este ‘innovador’ producto.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo eso? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Yasss.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO