Gianluca Vacchi tiene una de esas vidas que mucha gente envidia en redes sociales: mucho dinero en el banco, casas y coches de lujo y un estilo para bailar como pocos. Está casado con la modelo venezolana Sharon Fonseca, con la que tiene una hija en común y, desde fuera, podría parecer que su vida es ‘perfecta’… pero, ¿esto es así realmente? Ahora, una exempleada del empresario italiano asegura haber vivido un ‘auténtico infierno’ trabajando para él.

Laluna Maricris Bantugon es una trabajadora del hogar de 44 años y originaria de Filipinas. Ella trabajo para el italiano de 2017 a 2020 y, ahora, en una reciente entrevista al diario La Repubblica, ha contado que demandó al influencer por malos tratos durante el tiempo que estuvo a su servicio como trabajadora.

Laluna comentó que todos los empleados del hogar habían aceptado una cláusula de confidencialidad que preveía una sanción de 50 mil euros en caso de que los trabajadores contasen ‘secretos e intimidades’ de lo que ocurría en la vida privada del empresario. Este tipo de cláusulas, por lo general, se utilizan de una forma abusiva para, básicamente, explotar a los empleados y tenerlos silenciados por el miedo.

Pero Maricris ha decidido hablar y ha denunciado al empresario por no respetar sus derechos laborales, por no pagarle la ‘gran cantidad’ de horas extra que hacía y por provocarle ansiedad al obligarla a bailar en sus vídeos virales.

«En algunas ocasiones teníamos que participar en primera persona en sus videos aunque no quisiéramos. Debíamos aparecer vestidos con nuestro uniforme de asistentes», relató la mujer en su entrevista para el diario italiano.

Maricris contó también que, cuando los empleados no conseguían ‘seguirle el ritmo’ a Vacchi, este ‘enloquecía’ y comenzaba a gritarles y a lanzarles objetos cerca. Ahora, por todos los ‘daños causados’, ella le pide una indemnización de 70.000 euros, además del finiquito que, por lo visto, no recibió al finalizar su relación laboral con el italiano.

No es la primera querella contra Vacchi

El medio italiano también informó de que el empresario italiano tiene abiertas dos querellas legales más con otros dos exempleados que, al parecer, trabajaron con él por más de dos décadas y que, ahora, alegan haber sido despedidos de forma irregular.





Vacchi, a través de sus portavoces, ha asegurado que no dará detalles al respecto de esta polémica y niega todas las acusaciones vertidas sobre él. También aclaró que sus abogados ya se estaban encargado de todo este asunto.

«Respecto a las noticias que han sido difundidas por los medios de comunicación en los últimos días, no he emitido ninguna declaración ni tengo la intención de hacerlo. De hecho, hay un proceso en curso y corresponde únicamente a los jueces expresar su opinión al respecto, comenzaba explicando en su comunicado.

Pero continuaba dejando claro que las acusaciones vertidas contra él eran completamente falsas: «Sin embargo, también se han difundido numerosas afirmaciones falsas y gravemente ofensivas sobre hechos en los que nunca se ha interpuesto denuncia alguna y que no son objeto de los citados procesos judiciales. Por lo tanto, le di un mandato a mis abogados para que me protejan en todas las oficinas competentes.», zanjaba en el texto hecho público y que, al menos de momento, constituye su única declaración al respecto.

 

 

Por último, os dejamos uno de los vídeos que suele publicar Vacchi en su cuenta de TikTok @gianlucavacchi:

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Ok Chicas.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO