Presenciar una cita de First Dates, por lo general, no suele dejar indiferente a nadie. Lo que pasa en el restaurante más famosos de la televisión tiene denominación de origen y ya sabéis que, en esta página, somos unos sibaritas de ese producto. Y hoy hay una remesa que no tiene desperdicio.

En un lado de la mesa teníamos a Karina, una joven monitora de 26 años que se definía a sí misma como «una persona muy cañera, muy activa y muy dinámica» y, sobre todo, con una pasión muy concreta: el mundo del motociclismo.

Su obsesión con el tema de los vehículos de dos ruedas era tal que se presentó a su cita vestida con un pantalón de motera. «¿Lo recibimos así [a su cita] y luego te los quitas?», le preguntó una sorprendida Lidia Torrent. A lo que ella le respondió afirmativamente: «puedo tener mi vena aventurera y cañera, pero, por otro lado, hay que saber ir mona cuando toca».

En el otro lado de la mesa íbamos a tener a Asier, un músico de 32 años que también llegó al restaurante con una sorpresa: una guitarra para deleitar a su cita (y a nosotros), con su música.

Por lo que pudimos ver en nuestras pantallas, desde el primer momento, la conexión fue mutua. «Me ha gustado físicamente, es muy atractiva y tiene pelazo», reconocía él en el confesionario. Ella por su parte, se mostró muy contenta con que a él también le gustasen las motos.

El momento del ‘despelote’

Pero el momento que nos ha traído hasta esta cita llegó exactamente cuando la presentadora les pidió que se desplazasen hasta la mesa para comenzar al cena. «Yo puedo ser muy aventurera y muy cañera, pero a una cita se va mona, no en mono, así que…», soltó Karina antes de mostrar su intención de quitarse los pantalones. «¿Me haces de Ceniniento?», le preguntó a él a la vez que le ofrecía sus zapatos para que se los quitase. Asier, ni corto ni perezoso, se prestó a ayudarle.

«¿Te gusta que tenga carácter y te haya hecho quitarle los zapatos?», le preguntó Lidia al desconcertado músico, que lo tenía bastante claro: «por supuesto». Karina, ya monísima con su faldita, estaba preparada para comenzar a charlar con un plato de comida delante.





A partir de ese momento, lo cierto es que la cita no podría haber ido mejor: coincidieron en muchísimos temas, hubo altas dosis de risas y sentido del humor y acabaron en el reservado con Asier a la guitarra y Karina taconeando el parquet; la cosa parecía encaminada al éxito.

Cuando todo se tuerce

Pero fue entonces cuando todo se torció. Y es que, cuando les preguntaron si querían volver a verse, Asier tenía un ‘pero’: «Ahora estoy en un momento ‘respiro'». Como os podréis imaginar, esto decepcionó bastante a Karina… y a los espectadores del programa, que recriminaron al hombre que asistiese a un programa para encontrar el amor estando en un momento en el que, supuestamente no quería una relación.

 

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: First Dates.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO