El mundo de los clubs nocturnos es inabarcable y las anécdotas de las personas que los habitan podrían darnos historias para varias vidas. Pero, como hay que elegir una para este artículo, hoy nos centraremos en lo que le pasó a una trabajadora ‘de la noche’ en su puesto de trabajo.

Ella es una stripper estadounidense que, no hace mucho, recibió un pago de cientos de dólares por un encargo que, como mínimo, podríamos etiquetar de ‘diferente’. Y es que su historia, como veréis a continuación, ha dejado completamente desconcertada a las redes sociales.

Danika (@danikakingtv) sube algunas de sus ‘aventuras’ nocturnas en su perfil de TikTok, donde ya acumula unos cuantos miles de seguidores, y fue ahí que pudieron disfrutar de la anécdota que os contaremos a continuación.

Una petición muy particular

En el vídeo, subido a principios del mes de abril, la bailarina contaba que recibió un gran pago por hacer algo muy concreto: «Me pagaron a cambio de sujetar la mano de un hombre mientras se echaba una siesta», contó antes de mostrar algunas ‘pruebas’.

Y es que, en el mismo vídeo, Danika publicó una foto en la que podíamos verla acostada junto a un hombre al que le agarraba la mano. Tras esto, la mujer mostró la gran cantidad de billetes que recibió a cambio.

División de opiniones en los comentarios

«Ok. Esto es asombroso, pero también tan triste al mismo tiempo», escribió una usuaria en la zona de comentarios, a lo que Danika respondió: «Es un poco triste, aunque también todos necesitamos contacto humano y compañía».

A medida que se fue popularizando esta historia, muchas personas quisieron conocer más detalles de la misma. «Era muy simpático. Sólo se acurrucaba y si yo le decía algo sonreía y esbozaba una pequeña risa», explicó la stripper, asegurando también que fue un amigo de él quien le pagó la sesión.





En una entrevista concedida por Danika a Daily Dot, contó que esta no es una propuesta para nada ‘alocada’: «En realidad, no la consideraría una petición extraña porque no hay nada raro, triste o anormal en que alguien necesite afecto y atención», expresó la bailarina exótica.

«Mucha gente paga por tu tiempo para abrazarlos, tomarles la mano, escucharlos desahogarse acerca de sus exparejas o hablar de su trabajo, que es muy estresante. A veces somos más baratos que los terapeutas», declaró en otra entrevista al medio Indy100.

«Creo que la gente crea el estigma (sobre su el trabajo de stripper) y lo hace más raro de lo que es, esto resulta realmente perjudicial. Así es como los trabajos de la industria pueden ser peligrosos debido al estigma y a la gente que no lo ve como un trabajo real», contó en esa misma entrevista.

«Se gana dinero de verdad, se concretan cosas de verdad y se invierte tiempo de verdad, así que es un trabajo de verdad», zanjó la joven.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO