Hollywood está lleno de señores mamadísimos con más abdominales que todos los que estamos leyendo esto juntos. Esta tendencia, que ya se venía dando casi desde los inicios de este arte, se ha acrecentado mucho la última década gracias (al menos, en parte) a las películas de superhéroes. Y es que, si no tienes un cuerpo como para salir en la portada de Men’s Health, no te calzan una capa en los hombros. Así de claro.

Chris Pratt, Dwayne Johnson, Chris Hemsworth, Chris Evans o Jason Momoa son tan solo algunos de los ejemplos que podemos poner de estrellas que han llevado su cuerpo al límite para ‘encajar’ en sus personajes (aunque, con tanto músculo, apenas les encaje el uniforme).

Eso sí, ponerse así no es un trabajo fácil, y todos estos actores tienen que someterse durante meses a brutales rutinas de entrenamiento y, sobre todo, a dietas muy estrictas. Y es precisamente de esto último que os venimos a hablar hoy.

Ellos siguen la conocida como dieta ‘PBA’… y lo cierto es que las siglas no tienen pérdida: pollo, brócoli y arroz; comen estos tres alimentos como si no hubiera un mañana.

En una reciente entrevista para el medio Mel Magazine, el especialista en fitness Ian Douglass habló sobre esta dieta y el entrenamiento que siguen algunas de las mayores estrellas de Hollywood… y lo cierto es que sus palabras no han dejado indiferente a nadie.

Muy sonado fue el caso de Alexander Skarsgård, que se pasó 9 meses comiendo solo pollo con brócoli para prepararse para su papel de Tarzán (que luego la película fue una castaña). Pero es que Zack Efron pasó por algo muy parecido para la película de ‘Baywatch’. Para hacer de Aquaman, Jason Momoa se comía una pechuga de pollo hervida cada 2-3 horas. Mark Whalberg, uno de lo más radicales, se mete entre pecho y espalda dos pollos asados al día.

Este tipo de dietas, a pesar de haberse puesto muy de moda en los últimos años, no eran las habituales en los actores que tenían que ‘ponerse fuertes’ para sus películas. Sin ir más lejos, cuando Arnold Schwarzenegger se tenía que poner cuadrado para Conan o Terminator, el actor tenía una dieta bastante más variada que incluía zumos, frutas, quesos o diversos tipos de cereales. Y esto último es lo importante: aquellas eran unas dietas nutricionalmente más completas, según contó Douglass.





Según el experto en ciencias del deporte, esta ‘reducción’ progresiva de la dieta se debe a la ‘demonización’ de las grasas, un nutriente importante, pero casi ausente en las dietas PBA.

Douglass, en este sentido (y como ya habréis podido deducir), insiste en que las dietas PBA no son saludables. Puede que sí se consigue un aumento de masa muscular considerable… si no es con ayuda de otras ‘sustancias’, por decirlo suavemente.

“Una dieta en la que el contenido significativo de grasa esté totalmente ausente no contribuirá mucho a la producción de hormonas clave para la creación de músculo, sin mencionar la ausencia de micronutrientes que también son esenciales para desarrollar músculos dignos de espectáculo”, explicó el especialista en su entrevista.

“Mientras tanto, la suplementación con esteroides y otras hormonas es capaz de empujar al cuerpo a través de algunas de estas carencias de nutrientes mientras le permite agregar músculo a pesar de ellas”, señala, como dejando caer que, quizá, todos estos actores tiran de esas ‘ayuditas’.

A vosotros, ¿qué os parece todo esto? ¿Qué pensáis de este tipo de dietas? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Directo al paladar.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO