Está claro que hay personas que están hechas de otra pasta y que el tiempo no pasa por ellos. Gracias a la medicina y a la ciencia, en los últimos años la esperanza de vida ha aumentado con respecto a tiempos anteriores. Por suerte, cada vez tenemos más medios para combatir a algunas de las principales enfermedades aunque lo cierto es que no todo el mundo necesita este tipo de avances.

Llevar una vida saludable es una de las principales cosas para seguir cumpliendo años, aunque no podemos obviar la importancia que tiene la genética dentro de todo esto. En los últimos días, la mujer más longeva del mundo ha impactado cumpliendo un año más, y ya van 128. La historia de la señora ha conmocionado a muchos usuarios de las redes sociales.

Su alimentación se basa en la leche y en las espinacas

Johanna Mazibuko es considerada la mujer con más edad del mundo entero, pero aún no consta así en el Libro de Guinness de los Récords. Aparecer en él, se ha convertido en uno de los sus próximos objetivos y es que a día de hoy el título lo tiene un hombre venezolano que dentro de poco cumplirá 113 años. En los últimos días, la señora ha celebrado sus cumpleaños por todo lo alto y gracias a las redes hemos sido testigos de ello.

Nació en 1894 y desde entonces ha vivido numerosos momentos históricos como el final de colonialismo británico, las dos guerras mundiales y la reciente pandemia. Nació en la ciudad sudafricana de Ottosdal y allí se crio junto a sus once hermanos. Apartados de la gran ciudad, crecieron con las comodidades más básicas y asegura que la alimentación ha sido una de las claves para llegar a vivir tantísimos años.

Leche fresca y espinacas salvajes han sido dos de los elementos principales en su menú diario durante prácticamente toda su vida. Además, Johanna ha contado que en su infancia comió mucha langosta, debido a las grandes plagas que había en su tierra. «Había algunos que podíamos atrapar y comer. Era como si estuvieras comiendo carne», ha recordado la anciana sobre aquella época.

Johanna no tiene ningún problema grave de salud

Aunque acaba de cumplir 128 años, la salud de Johanna se encuentra en muy buen estado. No tienen ningún tipo de enfermedad, salvo que tiene algunos problemas de audición. Lo más sorprendente es que su movilidad es bastante buena y eso le permites disfrutar de sus 50 nietos y bisnietos, con los que pasa una gran parte de su tiempo.

Para el día de su cumpleaños, Johanna se reunió con muchos de sus familiares para compartir un momento inolvidable juntos en el que le demostraron a la anciana todo su cariño y estuvieron comiendo tarta. Su historia es más que increíble y a todos nosotros nos gustaría tener su salud de hierro.





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO