La hostelería es uno de los sectores más sacrificados y más duros para la gran mayoría de sus trabajadores. Los camareros normalmente se tienen que enfrentar a horarios imposibles, trabajar en días festivos y sueldos bastante bajos para lo exigente que es la profesión. Además, los camareros tienen que lidiar con la mala educación de algunos clientes que tratan a los trabajadores con desprecio y poca empatía.

La pandemia puso patas arribas este sector y la hostelería fue más que vapuleada durante todos los meses que duró el confinamiento y sus posteriores restricciones. Ahora, con la llegada del buen tiempo, todos queremos llenar las terrazas de los bares para disfrutar del sol y de un buen rato entre amigos o familiares. Pero en estos buenos momentos no podemos olvidarnos de que los que están trabajando son los camareros.

«Se empieza con ese sueldo», dijo el hostelero

A veces, son los propios hosteleros los que complican las condiciones laborales de sus trabajadores. En los últimos días, se ha viralizado una conversación de WhatsApp que ha dejado en evidencia a un jefe que anda buscando un nuevo empleado para su negocio. La cuenta de Twitter de @SoyCamarero, ha sido la encargada de dar a conocer esta historia a sus más de 42.000 seguidores.

«Adivinen quién paga la subida de precios… ¡Premio! Los currantes…», escribió el conocido tuitero al enseñar la captura de pantalla de la conversación. Una persona que estaba en proceso de búsqueda de empleo le preguntó a un hostelero por las condiciones del contrato: «Perfecto, con respecto a contrato y pago, ¿cómo sería?». La respuesta del jefe ya anticipaba el poco respeto que tiene a sus trabajadores.

«El primer contrato es de un mes, que es el mes de prueba, y luego si renuevas pasas directamente a seis meses. El sueldo son 700 euros al mes, porque ahora mismo la mercancía está muy alta y las ventas muy, pero que muy, bajas. Se empieza con ese sueldo«, dijo el hostelero. La persona que se encontraba al otro lado del teléfono se quedó a cuadros al conocer el sueldo.

«No, gracias», contestó al conocer las condiciones

«¿700 euros por 48 horas semanales? No, gracias», contestó tajante al que podría haber sido su jefe. Además, añadió sincero o sincera: «Me parece muy poco». Lo más sorprende fue la respuesta del hostelero, que no se sintió ni si quiera un poco avergonzado por la manera en la que había quedado en evidencia: «De nada. Me parece perfecto».

La publicación ha sido todo un éxito en la red social del pajarito y ya ha superado los más de 4.000 likes. En los comentarios del tuit, se ha generado un debate sobre la subida general de los precios que nos está afectando a todos. Lo cierto es que es evidente que la solución a estas subidas no es bajar el sueldo de los trabajadores, que también se enfrentan a las mismas subidas como ciudadanos.





Por último, os dejamos con un vídeo que se hizo viral en el que una camarera americana enseña las propinas que gana trabajando:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El español

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO