Sari y Khaula, dos amigas que eran como primas, llegaban al restaurante del amor encantadas de poder vivir juntas la experiencia del programa, aunque confesaban que sus gustos en el amor eran muy diferentes. Ambas se dedicaban a las redes sociales, pero Sari, además, era artista y cantante.

Mala primera impresión

Lidia las acompañó a sus respectivas mesas, donde esperaron a sus citas. La cita de Khaula era Michael, un barbero colombiano de 27 años de edad que llamó la atención de todos los presentes por su peculiar y colorido pelo.

«He logrado cosas muy bonitas como cortar el pelo a muchos famosos de país», aseguraba. Desde las mesas, Sari y Khaula lo contemplaban entre risas. «Tierra trágame«, fue el pensamiento de Khaula al verlo. «No me sale bien disimular, soy muy expresiva».

Sari y Daniel tuvieron feeling

La cita de Sari era Daniel, un malagueño que se dedicaba a la música y buscaba a una persona con la que llevarse bien y dejar fluir las cosas. Entre ellos, de primeras, había mucho feeling. «Me ha gustado esta conexión que tiene con su hijo, lo ama y lo lleva en el alma», confesaba Sari en una sala aparte. Ambos tenían en común la pasión por la música, algo con lo que conectaron incluso más.

En cambio, la cita entre Khaula y Michael no iba nada bien y las chicas se juntaron en el baño para hablarlo. «No es mi tipo, no me gusta nada, lo siento mucho«, le contaba Khaula a su prima solo entrar al baño. «¿Qué hago? ¿Me voy?». Entonces les surgió la idea de intercambiarse: Sari ocupó el lugar de Khaula y se sentó con Michael, y Khaula hizo lo mismo con Daniel.

Michael le contaba que no le había gustado mucho que Khaula fuera controladora: «Ella es super tóxica«, confesaba Sari. «Mi prima es mucha mujer para él«, decía en una sala aparte.

En la otra mesa, Daniel le cantaba una balada a Khaula, algo que no le hizo mucha gracia a Sari: «Me molestó cuando lo vi con mi prima. ¿Será que me estoy enamorando?», decía. Y es que parecía que entre Daniel y Khaula había mucho feeling: cuando ella le preguntó cómo le gustaban las chicas, él respondió: «con el rollo tuyo». Sari no podía disimular su enfado: «Sinceramente, no me gusta que me quiten algo que es mío».





«no me gusta que me quiten algo que es mío»

La ‘venganza’ de Sari

Acto seguido, se levantó de la mesa y salió para cantar una canción llena de indirectas: «Tú el cabrón que me abandonaste, tú el cabrón ahora sí pide perdón. Te quiero bien lejos de mí, ya no me importas nada. Pero no pasa nada, para mí ya no existes. Cuando me veas con otro, entenderás lo que perdiste», decía la letra.

La cita daría un giro cuando las dos citas se convirtieron en una cita a cuatro y Sara no veía del todo cómodo a Michael. «Es un poco tocapelotas, por así decirlo«, decía fuera del restaurante. Khaula, por su parte, decía que no le había gustado ni como amigo… La tensión se notaba en el ambiente y todavía quedaba el momento de la decisión final.

NO OS LO PODÉIS PERDER A CONTINUACIÓN:

¿Qué os han parecido estas citas de First Dates?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO