Trabajar de camarero puede ser muy, pero que muy duro. Echar más horas que un reloj, llevar el físico al extremo, aguantar a todo tipo de clientes (muchos, bastante maleducados) y, sobre todo, enfrentarse a condiciones contractuales que pueden llegar a rozar lo abusivo; no es una profesión sencilla.

Eso sí, no podemos negar que hay también muchas ventajas en esa profesión, y probablemente el tema de las propinas sea una de ellas. Y es que llevarse un dinerillo extra es uno de esos alicientes que, a final de mes, te sacan una sonrisilla.

Hablemos de la propina

Normalmente es poco dinero, pero luego hay personas como la protagonista de nuestra historia de hoy que, al final de cada jornada de trabajo, se lleva una pequeña fortuna.

Sarah Balderrama es una joven mexicana residente en los Estados Unidos y, al igual que otras como ella, buscó trabajo de camarera para ganarse un dinerillo y ayudar en casa, y acabó topándose con un puesto en la famosa cadena de comida rápida Hooters.

La sexualización de las trabajadoras es la «firma de la casa» de esta cadena de restaurantes: las camareras atienden las mesas en patines y van vestidas con escotadas camisetas con el logo de la empresa.

Una pequeña fortuna diaria

La joven, a través de si cuenta de TikTok @sarahbalderrama, mostró cuánto podía ganar en un solo día de trabajo… y lo cierto es que dejó a todo el mundo con la boca abierta: en una sola jornada se había embolsado 201 dólares.

De toda la gente que se quedó sorprendidísima con el dato, su compatriotas mexicanos fueron los que menos se lo podían creer. Y es que en México el salario mínimo mensual es de 171 dólares, bastante por debajo de lo que Sarah se está llevando solo en propina y solo en un día.





Eso sí, la camarera también quiso dejar claro que no todos sus turnos son así. A pesar de que ese día se llevó un buen ‘pellizco’, normalmente recibe menos. También contó que lo habitual es que los clientes le dejen un billete de 10, 20 o 50 por su atención, y ella siempre intenta ser lo más atenta posible con los comensales.

La joven alcanzó mucha repercusión con su vídeo, acumulando cientos de miles de reproducciones y más de 30.000 seguidores nuevos, pero, por motivos que desconocemos, acabó poniendo su perfil en privado.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Upsocl.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO