Esta semana en #CabroSolidario queremos ayudar a dar difusión a la historia de Hugo. En marzo de 2020, cuando solo tenía 4 meses, empezó a tener fiebre y otros síntomas como conjuntivitis y eritemas. Debido al confinamiento por la pandemia, su familia no podía llevarlo al médico y visitaron un pediatra privado que les dijo que tenía un virus cuando, en realidad, sufría la enfermedad de Kawasaki. Al cumplir 14 meses, su corazón dejó de latir y en el hospital consiguieron reanimarlo y estabilizarlo. 

La falta de oxígeno le dejó secuelas como no poder sostener la cabeza, reír ni llorar, ni mover brazos y piernas. Afortunadamente, gracias a las terapias y a los tratamientos con células madre, Hugo ha avanzado mucho y ahora puede llorar, ejecutar órdenes como sacar la lengua o levantar los brazos y sonreír. Realiza 4 horas de terapia al día, así como terapias semanales de piscina y equinoterapia, y en julio de este año irá a Boston para una terapia intensiva con un doctor especializado. Todo esto está siendo posible gracias a las personas que se han solidarizado con Hugo y han aportado su granito de arena, ya que la ayuda de la Seguridad Social no es suficiente.

Si queréis ayudar a Hugo para que siga progresando, podéis obtener toda la información en su cuenta de Instagram @hugo_cree_en_ti.

¡Muchas gracias por vuestra solidaridad y no dudéis en difundir!