Tamara y Jonatan tuvieron una cita ayer en el restaurante del amor de First Dates que no pasó nada desapercibida entre los espectadores y espectadoras del programa. Tamara, de 28 años de edad y originaria de Las Palmas, llegaba al programa en busca de «un chico normal«, «sincero», «deportista» y que le guste «hacer cosas, que no esté todo el día en el sofá».

Con una hija de 14 años, afirmaba que «todos sus recuerdos eran con ella» y los hombres, al verla, la confundían con «una loca, una suelta«. «Simplemente hago mi vida como a mí me apetece sin importar lo que diga el resto«, aseguraba.

Jonatan, de 35 años, era un apasionado del crossfit y de las rutas en moto. Al verse, los dos se reconocieron, ya que se seguían en Instagram, pero nunca habían hablado. «No sé si me mola alguien hasta que lo conozco en persona», decía ella. La prueba de fuego había llegado.

Ya en la mesa, empezaron a conversar sobre a qué se dedicaban y sus hobbies. Él hacía crossfit, ella hacía kickboxing….  Y Jonatan, en una sala aparte, comentaba algo que no le había gustado de ella: «No me gusta con tantos tatuajes, me gusta algo más desapercibido y más finito, que no quiere decir que no sea fina». Sin embargo, él estaba ‘hasta el cuello’ de tatuajes…

Otra cosa que no le gustó y confesó fue el contenido que subía en sus redes sociales: «La dejé de seguir porque estaba todo el día haciendo payasadas. Alguna vez le reaccioné a algo, lo típico una foto ligera de ropa… todos somos hombres y tal. Después ya vi las típicas payasadas y pensé, es una más del gremio«, decía. A ella le daba absolutamente igual lo que la gente pensara de ella.

El ‘trauma’ de Tamara

Luego ya empezaron a hablar sobre sus relaciones pasadas y sus talentos sexuales, pero Tamara ya veía que la cosa no acababa de funcionar entre los dos. «Necesito un tío más cañero, en plan, aquí estoy yo y soy así, así, así«, decía.

Tamara dejaba claro que, para ella, el tamaño sí importaba… de hecho, era esencial y descartaba a los chicos en base a ello: «Tengo un trauma con los micropenes. Jugamos al parchís, a las cartas… yo con eso no puedo hacer nada. He dejado de quedar con gente porque tengo la negra en ese sentido», contaba a su cita. A él no le hizo mucha gracia el comentario: «a mí me han tocado tías que no valen un duro y las respeto porque son personas», decía antes de manifestar que «sus padres le habían hecho bien«.





Reacciones en Twitter

La cita tuvo una gran repercusión en la red social del pajarito azul (recientemente adquirida por Elon Musk, por cierto) y muchos usuarios y usuarias no dudaron en criticar las palabras de Tamara. Os dejamos algunos de los más destacados:

 

 

¿Qué os han parecido las declaraciones de esta chica? ¿Qué habríais hecho en el lugar de Jonatan?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: cuatro

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO