Comprar y vender productos a través de plataformas como Wallapop, Vinted o Milanuncios se ha convertido en parte de nuestro día a día. Pillar cuatro cosas que tenemos por casa y que no usamos y subirlas a eBay ya es una práctica más que habitual hasta el punto de que, para mucha gente, esto es un auténtico negocio. Y es que a nadie le amarga recibir algún que otro dinerillo ‘extra’.

Pero es que claro, esta misma semana hemos entrado en la terrible etapa de la declaración de la Renta y, en muchos casos, se nos genera la siguiente duda: ¿Hay que declarar los ingresos que obtenemos de las ventas de este tipo de portales? ¿Qué tiene que decir la Agencia Tributaria de todo esto?

Pues lo primero que debemos dejar claro es que la obtención de ingresos a través de plataformas digitales supone una ganancia patrimonial, por lo que, al menos en la teoría, debería incluirse en la declaración.

Pero, como con todo en esta vida, hay un gran PERO: solo es obligatorio incluir aquellos productos con los que hemos obtenido algún tipo de BENEFICIO. Es decir, aquellos que se hayan vendido a un precio superior al que nosotros pagamos en un primer lugar.

La segunda mano y los impuestos

Esto último, como os podréis imaginar, no es lo habitual con los artículos de segunda mano, los cuales acostumbran a venderse a un precio bastante inferior al original por tener algún tipo de tara, desgaste o estar fuera de temporada.

Un caso diferente sería el tema del coleccionismo: vender algo «usado», pero que tiene un valor por otro tipo de características (exclusividad, antigüedad, o lo que sea). Este tipo de productos suelen venderse a un precio mucho mayor al original, y ahí ya tendríamos un problema.

Este tipo de productos sí se han de declarar teniendo en cuenta el porcentaje de tributación sobre el ingreso, que será del 19% si la ganancias es de 6.000 euros o inferior. De esa cifra a los 50.000, el porcentaje de tributación pasa al 21%, será del 23% si nos vamos al margen de los 50.000 a los 200.000 euros y, finalmente, del 26% a partir de los 200.000.





Todo depende de la suerte que tengas

Y es que, aunque estés por debajo de las franjas anteriormente mostradas, si tienes muchas transacciones bancarias, Hacienda podría exigirte algún tipo de declaración. En este sentido, es bueno fijarse si nuestros ingresos a través de estas transacciones son inferiores al salario mínimo interprofesional, que es de unos 1.000 euros brutos mensuales en unas 14 pagas. De superar esta cifra, también podrían llamarnos la atención.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: SER.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO