Si tienes ganas de que YouTube te «tumbe» un vídeo y te «chape» el canal, lo único que tienes que hacer es ponerle de fondo una canción de Disney: en cuestión de segundos, podrás decirle adiós al clip en el que llevabas días trabajando.

Esto es algo que la plataforma de Google hace para proteger los derechos de autor de las piezas musicales que se utilizan en sus vídeos. Si no tienes los derechos para utilizar una canción, lo más probable es que acabes con el vídeo bloqueado, silenciado o algo peor. Y eso es algo que, como veréis a continuación, la policía estadounidense está utilizando a su favor de una forma bastante retorcida.

Una patrulla de policía de Santa Ana en California decidió servirse de la política de YouTube para intentar actuar con una cierta impunidad sin que pudiesen grabarlos y subir el vídeo a las redes sociales… pero el tiro les salió por la culata.

Bandas sonoras y tiros por la culata

El agente, como podréis ver en el vídeo, utilizó el sistema de megafonía de su coche patrulla para reproducir música de Disney a un volumen altísimo. De esta forma, si alguien los grababa y subía el vídeo a YouTube, saltarían los derechos de autor y «tumbarían» el vídeo.

Pero es que claro, lejos de conseguir su objetivo, lo que consiguió fue despertar a todo el vecindario, incluido a un miembro del consejo municipal que no dudó en acercarse al agente para preguntarle qué estaba haciendo.

Miedo a las cámaras

Y es que a la policía estadounidense nunca le ha gustado demasiado que la graben, sobre todo teniendo en cuenta algunas de las atrocidades que cometen estando de servicio.

Precisamente por eso, han ideado una infinidad de métodos para intentar «neutralizar» a aquellas personas que sacan un móvil y le dan al botón de grabar. La última en ponerse de moda ha sido esta relacionada con la música, en concreto, con la de Disney, ya que es una compañía muy estricta con sus derechos de autor.

El agente que protagoniza nuestra noticia de hoy se encontraba investigando el caso de un coche robado. Por algún motivo, decidió poner a todo volumen «Hay un amigo en mí», de la banda sonora de ‘Toy Story’, mientras uno de los presentes lo grababa. «Está poniendo música porque sabe que en mi canal no puedo poner vídeos con música», comentó la persona que estaba grabando la situación.





Toda esta situación, ya de por sí surrealista, se acaba de torcer cuando entra en escena el concejal de la ciudad de Santa Ana Johnathan Ryan Hernández que, muy molesto, reprocha al agente su actitud. Este al identificar al cargo público que tiene enfrente, básicamente, el agente se cagó encima. Pero eso es algo que podéis apreciar mejor en el vídeo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO