Si el aspecto físico siempre había sido un tema importante para los seres humanos, con el nacimiento de las redes sociales, esto se ha multiplicado hasta niveles estratosféricos. Y es que el físico de alguien puede ser absolutamente definitorio para el futuro de una persona… y sino que se lo digan al protagonista de nuestra historia de hoy.

Tran Dang Phuoc Cuong es un joven vietnamita que, cuando tenía 17 años, comenzó a someterse a una serie de cirugías estéticas que, diez años después, han transformado por completo su aspecto hasta el punto de que, actualmente, parece otra persona.

Una historia de MUCHOS cambios

Si historia se remonta al año 2010, cuando sus padres sufrieron un accidente de tráfico mortal. Él, que lo perdió todo en ese momento, se mudó a China en busca de una vida mejor. Ahí tuvo que aprender el idioma del país para tener la mínima oportunidad de encontrar trabajo y, como mínimo, poder mantenerse.

Le estaba resultando imposible encontrar trabajo hasta que un día se le ocurrió una cosa: iba a cambiar su apariencia a ver si así alguien le hacía caso. Él no estaba contento con cómo lucía y decidió poner remedio a eso como una especie de ‘última jugada’… y lo consiguió: empezó a someterse a pequeños retoques estéticos y, tras una década de pasar por quirófanos, ahora luce como una auténtica estrella del K-Pop.

Este es el cambio a lo largo de los años:

Su primera intervención se la realizó en 2011, cuando cambió el tamaño de su nariz sometiéndose a una rinoplastia. El siguiente paso fue alargarse la punta y, poco a poco, fue pasando a los labios, la barbilla, los pómulos, su mandíbula y hasta el lóbulo de sus orejas; la remodelación facial pasó a ser completa.

Él mismo reconoció al medio vietnamita DaNang24h que toda aquella experiencia lo marcó para siempre y que nunca olvidaría todas «las veces que estaba acostado en la camilla con la luz en sus ojos, el olor a antiséptico, anestésico, vendajes».

Cuong también utiliza su alcance en redes para animar a todas aquellas personas que dudan de si realizarse o no una cirugía estética. Él cree que, si la persona tiene un serio problema de autoimagen, esta es la mejor solución (o, como mínimo, fue la que le funcionó a él).





Recordemos otro caso de Tara Jayne McConachy, una mujer que se ha gastado más de 200.000 dólares en cirugías:

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO