La mayoría de los mortales hemos pasado por ese complicado momento que supone la búsqueda de piso. Normalmente, nos tenemos que enfrentar a unas condiciones casi extremas para poder tener acceso a una vivienda más o menos digna. Los requisitos que piden alguna inmobiliarias y algunos caseros se han convertido en el principal obstáculo para cambiarnos de vivienda.

Todos sabemos de lo que hablamos: contratos indefinidos, sueldos mínimos, avales o meses y meses de fianza. En los últimos días, se ha viralizado una conversación de WhatsApp que ha enfadado a muchos usuarios de Twitter. El contenido de la conversación ha puesto en evidencia el trato que dan muchas personas a los trabajadores de un sector laboral concreto. El clasismo al final salió a relucir.

«¿Importa el oficio para alquilarlo?», preguntó el posible inquilino

La cuenta de la red social del pajarito @SoyCamarero, que ya acumula más de 38.000 seguidores dispuestos a leer todas sus historias, ha compartido la polémica conversación que ha generado mucho debate entre los comentarios. «Cuando vas a alquilar un piso, pero trabajas en hostelería», adelantó el tuitero en el título de la publicación, donde adjuntó la captura de WhatsApp. La publicación ha superado los 17.000 likes y continúa subiendo.

«¿Tienes mascota? ¿Cuántas personas residirían?», continúo diciendo el trabajador o trabajadora de la inmobiliaria con la que una pareja está intentando alquilar un piso. Uno de los dos respondió: «Buenas tardes. ¿Podría el viernes a las 10:30h visitarlo con mi pareja? Tengo contrato indefinido y sería para mí y mi pareja». La persona que había al otro lado del teléfono comenzó a interesarse después por la profesión de los posibles futuros inquilinos.

«¿A qué os dedicáis? ¿Tenéis mascota?», le preguntaron por WhatsApp a uno de los miembros de la pareja. Este respondió: «¿Importa el oficio para alquilarlo? ¿Igualmente teniendo contrato indefinido?». La persona de la inmobiliaria no se cortó ni un pelo al afirmar que sí que era importante de cara a conseguir alquilar el piso. Desde ese preciso momento, la conversación se empieza a volver desagradable.

«Los propietarios de esta vivienda no quieren hostelería», dijeron desde la inmobiliaria

«Gracias, no me interesa si os fijáis en el trabajo porque soy de hostelería y a la gente no le interesa», respondió sin ánimo de hablar más con la otra persona. De manera un poco incómoda, el de la inmobiliaria continuó: «Por eso no lo dices y das vueltas. Efectivamente, los propietarios de esta vivienda no quieren hostelería».

Para dar por zanjada la conversación, la pareja que buscaba piso terminó diciendo: «Gracias por nada y por empezar de esa manera la conversación». La parte mala, que los dos tendrán que seguir buscando casa, mientras que la buena es que se han librado de tener que tratar con esta persona cada mes y encima hacerle crecer su bolsillo.





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Huffington Post

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO