A veces, un pequeño gesto puede significar muchísimo para una persona. Y es que cuando los detalles, por pequeños e insignificantes que puedan parecer, se hacen desde el corazón, su significado adquiere una dimensión que no se puede explicar, sino sentir.

Bruno Henrique Cassimiro Ramos es un hombre brasileño de 33 años que vive en las calles de Sao Paulo, donde pide limosna al lado de un semáforo para poder subsistir. Lo último que le preocupaba a Bruno era su imagen, pero un día un estilista llamado Leandro Matias se cruzó con él y le invitó a visitar su salón para echarle una mano. 

«Estaba pasando por un banco de la ciudad y vi a un joven en el semáforo. Pronto pensé en cómo podía ayudarlo. Llamé al hombre y le di mi tarjeta de salón, le dije que me buscara y le cambiaría el look», ha explicado el estilista en una entrevista que le ha hecho el medio Opovo.

Más tarde de lo esperado

Bruno, sintiéndose desconfiado, no visitó el establecimiento y el peluquero decidió volver a a la casa abandonada donde ‘vivía’ y lo llevó personalmente a su salón de belleza.

Así lo explica el propio Bruno: «El pasado jueves por la mañana, fui allí y lo llevé al salón. Le di una toalla y jabón y le dije ‘ve allí y date el baño de tu vida’. Luego se puso mi bata y almorzó. Luego resalté su cabello, lo corté, exfolié su rostro y también hice sus cejas. En ese momento estaba en shock, no creía que fuera él«, expresaba.

Para Bruno, el cambio de look supuso a su vez un cambio de vida y asegura que piensa aprovechar esta oportunidad al máximo: «Yo estaba incrédulo en la vida, no quería saber nada. Cuando Leandro me encontró, era lo que necesitaba. La gente se cansa de la humillación. Ese no era mi verdadero yo, así que acepté el cambio», ha detallado. 

 





Y las redes hicieron su magia

Leandro publicó fotografías del antes y después de Bruno y rápidamente los posts se hicieron virales. Muchísimas personas ofrecieron su ayuda para ayudar a Bruno e incluso un dentista se puso a su disposición para un tratamiento dental.

¿Qué te ha parecido toda esta historia? ¿Conoces algún caso similar?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: upsocl clarín

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO