Las inyecciones de bótox se han convertido en «un tratamiento estético más», popularizándose a niveles de que, en la actualidad, es muy normal que mucha gente los utilice para intentar hacer desaparecer los signos de la edad, incluso para tratar otro tipo de dolencias, como el bruxismo o determinados tipos de migrañas.

Brazil Cosmetics GIF by MUBI

Lo cierto es que, en muchos casos, los resultados obtenidos con este tipo de tratamiento no dejan lugar a la queda: el antes y el después es intachable en muchos sentidos. Pero, lamentablemente, esto no siempre es así y, en ocasiones, el resultado es un auténtico desastre, llegando incluso a poner en peligro la vida del paciente.

La historia de Shana con le bótox

Hoy, precisamente a raíz de esto último, os contaremos el caso de Shana Oakley (@shanaoakley91), una joven tiktoker a la que un tratamiento con bótox la ha dejado ciega de un ojo y, ahora, utiliza la plataforma para contar su historia y concienciar a la gente sobre los peligros de este tipo de tratamientos.

La pesadilla de Shana comenzó el pasado mes de enero, justo cuando acudió al neurólogo para que le inyectasen bótox dirigido a trata su problema con las migrañas. Todo se torció cuando un fallo en el procedimiento le provocó ptosis, un dolencia por la cual a la persona se le ‘cae’ el párpado superior. Esto le provocó una ceguera casi total durante un mes: no podía ni siquiera abrir el ojo.

Shana cuenta que no se sabe qué fallo exacto fue el que provocó esta desgracia, aunque asegura que todo apunta a que fue la inexperiencia del neurólogo en tratamientos de este tipo. Y es que ella, en anteriores ocasiones, ya se había realizado este procedimiento con especialistas en estética y nunca había tenido ningún problema.

«Pensaba que los neurólogos serían más seguros, pero no importa el nivel de formación que tengan, solo importa la frecuencia con la que inyectan a la gente, y los esteticistas lo hacen mucho más a menudo que los neurólogos», señala la joven en uno de sus vídeos subidos a Tiktok.

Se lo toma con humor

Ella, por suerte, se ha tomado todo esto con humor, llegando incluso a asegurar que ahora parece una “villana de videojuego”. También comparte clips en los que sale poniéndose un parche o maquillándose un ojo en el propio párpado.





Han tenido que pasar más de tres meses para que el ojo de Shana volviese a un estado mucho más normal y, previsiblemente, en un futuro próximo todo volverá a estar como antes… menos ella, que ya se ha llevado una lección aprendida a casa.

A vosotros, ¿qué os ha parecido toda su historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO