Dentro de las cárceles se dan las historias más locas y aterradoras. Muchas personas se encuentran entre barrotes en las prisiones de todo el mundo por distintos motivos. Para llegar hasta allí, es imprescindible que haya habido al menos un juicio en el que se le ha haya declarado culpable al acusado o acusada. A lo largo de la historia, han sido varias las veces que la justicia se ha equivocado y ha mandado a prisión a la persona errónea.

En España, el caso más famoso es el de Dolores Vázquez. La mujer, que vivía en Málaga, fue acusada de asesinar a Rocío Wanninkhof. Después de una larga lista de juicios, la sentenciaron culpable e ingresó en la cárcel. Tras 519 días de encierro, Dolores fue sacada de la cárcel por demostrarse que ella era inocente. Ahora, HBO Max ha recogido la historia en una serie documental llamada ‘Dolores’ a modo de justicia social.

«Estoy aquí para confesar un crimen que cometí», ha dicho el gemelo del condenado

Al parecer, a un ciudadano de Chicago podría haberle pasado algo similar. Kevin Dugar es un hombre que condenado por asesinato en el año 2003 después de un tiroteo entre dos bandas. La justicia le condenó a 54 años de cárcel y le trasladaron a la del Condado de Cook. Allí, el hombre lleva sin poder salir del módulo desde el día en el que ingresó, pero todo cambió cuando su hermano hizo una extraña confesión.

Su gemelo, que se llama Karl Smith, le escribió una carta confesando que él había sido el autor del crimen por el que estaba pagando condena: «Tengo que sacármelo del pecho antes de que me mate. Así que me sinceraré y rezaré para que me perdones». Tras la carta, el caso de su hermano volvió a abrirse ante los juzgados y Karl tuvo que sentarse en el banquillo de los acusados.

«Estoy aquí para confesar un crimen que cometí y del que él fue acusado injustamente», aseguró el gemelo cuando tuvo que declarar en el juicio. Sus declaraciones resultaron muy sorprendentes, pero no sirvieron para convencer a todos los allí presentes de que él era el verdadero culpable. Karl Smith ya estaba cumpliendo una condena de 99 años de prisión por robo a mano armada y por participar en un allanamiento de morada en el que mataron a un niño de 6 años a disparos.

«No tiene nada que perder», ha dicho la fiscal

Carol Rogada, que es la fiscal estatal adjunta, no creyó al hermano de Kevin: «No tiene nada que perder». Su testimonio tenía muchos flecos con respecto al de los testigos que estuvieron presentes durante el asesinato. El juez rechazó su versión y se negó a celebrar otro juicio en el que pudiese dar la réplica.

A pesar de ello su abogo, Ronald Safer, ha dicho que seguirán insistiendo: «Tenemos la esperanza de que el fiscal del estado abandone el caso contra Kevin porque es inocente. Está claro que es inocente, pero si persisten iremos a juicio y lo reivindicaremos». De momento, Kevin Dugar sigue cumpliendo condena por lo sucedido en la pelea entre bandas.





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Vanguardia

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO