Marc Márquez ha pasado una temporada bastante complicada. Recordemos que, el año pasado, cuando estaba en uno de sus mejores momentos, una lesión en el hombro le hizo pasar por el quirófano varias veces, haciendo que su carrera sobre las dos ruedas pendiese de un hilo. Pero ahí no se acabaron sus problemas.

Y es que cuando al fin se estaba recuperando del tema del hombro, un nuevo ‘contratiempo’ apareció: el piloto fue diagnosticado con diplopía, una afectación que le afectaba gravemente a la vista y que lo obligó, de nuevo, a entrar en box. Todo esto a raíz de un traumatismo que sufrió en la cabeza.

¿Qué es exactamente la diplopía?

Esta afectación es conocida más comúnmente como ‘visión doble’ y, como ya os podéis imaginar, lo que provoca es que la persona genero dos imágenes de un mismo objetito. Una alteración en nuestro cerebro (en el caso de Márquez, un golpe) provoca que cada uno de nuestros ojos perciba el objeto desde un punto diferente, por lo que nuestro cerebro interpretará que son dos objetos, y no uno solo.

La causas pueden ser muy diversas:

  • Estrabismos, el cual podemos arrastrar de pequeños o sufrir tras una cirugía ocular (entre otros motivos).
  • Fallo en los nervios oculomotores: recordemos que los ojos están controlados por tres nervios básicos y, si uno de ellos falla, se puede producir una desviación en el ojo que provocaría la visión doble.
  • Problemas en la tiroides.
  • Algunas enfermedades neurológicas musculares.
  • Infartos cerebrales, hemorragias, herpes, tumores y demás afectaciones del cerebro.
  • Traumatismos, como en el caso de Márquez, al que se le afectó uno de los nervios del ojo tras un fuerte impacto en la zona del cráneo próxima a la cuenca ocular.

¿Tiene cura?

La potencial cura irá ligada siempre al caso particular del paciente: no es lo mismo que la diplopía se deba a un tumor cerebral que a un traumatismo o un estrabismo congénito. Existen diversos tipos de tratamientos que se deberán adaptar a cada paciente y que van desde los medicamentos hasta las cirugías. En muchos casos, la afectación desaparece con el tiempo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo eso? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO