Las peluquerías son algunos de los sitios más temidos para muchas personas que consideran que su pelo es sagrado. A todos nos ha pasado en algún momento de nuestras vidas ir a que nos corten el pelo solo uno o dos dedos y volver a casa después de hacernos una escabechina. Por ese motivo, muchas personas deciden cortarse el pelo en sus propias casas y así ahorrarse disgustos… o no.

La protagonista de nuestra siguiente historia se llevó un buen disgusto tras pasar por la peluquería y después lo compartió en sus redes sociales. Sheila es una joven mexicana que estaba a punto de cumplir 15 años cuando quiso ponerse guapa para su esperada fiesta. Un día antes del gran día, le dijo a su madre que se bajaba a una peluquería de su barrio: quería sorprender a todos sus amigos con un pequeño retoque.

«Empecé a sentir frío en mi cabeza. Me faltaba algo», ha contado la joven

Cuando llegó a la peluquería le contó a la peluquera que quería darse unas mechas para aclararse el color. «Lo dejó dos horas (el producto) pasa media hora, sale al balcón a fumar y le dije ‘Pati ya pasó media hora’ y me dice que no, que aún no y viene a checar y pasamos (a lavarse el cabello). Cuando me empieza a lavar, yo empecé a sentir frío en mi cabeza. Me faltaba algo«, contó para los medios después de lo sucedido.

Después de llamar la atención de la peluquera, esta se puso nerviosa y no supo cómo reaccionar. Sheila ha explicado que el comportamiento de la profesional no fue muy adecuado en el mismo momento: «Cuando le dije que me estaba dejando pelada, la peluquera me pidió que no le hable que se estaba volviendo loca. Quería que me vaya y no me dejaba mandarle mensajes a mi mamá».

En ese mismo momento, la joven sacó el móvil para mandarle mensajes a su madre. La adolescente quería contarle lo que le estaba pasando para ver si podía ayudarle de alguna manera: «La mandé como siempre, solo era retoque. Pasó dos horas y ella me dice ‘falta’. Me pareció rara y me empiezan a llegar mensajes de ella de ‘por favor, mamá ven, ven’ y caritas llorando. Me dice me dejó pelada, empiezo a temblar. Me manda una foto con el pelo en el bote de basura«.

«No tuviste un error, fue una negligencia», denunció la madre

La madre de Sheila, que se llama Verónica, subió a su cuenta de Facebook varios vídeos en los que se ve a la perfección cómo el pelo de la joven se cae solo con tocarlo. «No tengo palabras para responder todo lo que pienso. ¡Lo subo porque mi hija me lo está pidiendo! No perdió un poco de pelo, no tuviste un error, fue una negligencia«, contó la madre.

La única solución que Sheila ha conseguido poner a su problema es llevar peluca. Desde el día que le destrozaron el pelo decidió comprarse una y no piensa quitársela hasta que le crezca el pelo y consiga llevar un look con el que se sienta cómoda.





Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Milenio

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO