Las celebrities suelen estar en el foco de los medios, por lo que cuando hacen algo que llama la atención (por muy pequeño que sea), siempre se hablará de ello. Es por ello que, cuando la apariencia de un famoso o de una famosa cambia de un día para el otro, surgen los rumores de si se habrá sometido a una cirugía estética…

Poniendo fin a los rumores

En una entrevista para Vogue, Hadid se ha abierto en canal y ha reconocido que solo se ha sometido a una cirugía plástica: una rinoplastia a los 14 años para modificar la forma de su nariz, ya que no se sentía a gusto con ella y es algo de lo que, mirándolo en retrospectiva, se arrepiente: «Desearía haberme quedado con la nariz de mis ancestros. Creo que me hubiera gustado», ha expresado.

También ha sido sincera para poner fin a los rumores sobre otros posibles ‘retoques’ que se habría hecho en el rostro: «La gente cree que cambié toda mi cara solo por una foto mía de adolescente viéndome hinchada. Estoy segura de que nadie se ve igual que a los 13 años. Nunca me he rellenado, ni levantado nada. Dejemos de lado ese rumor. No creo que sea algo malo, pero no es para mí«.

Hadid ha hablado en profundidad sobre su salud mental y ha confesado que ha sufrido el síndrome del impostor, un trastorno psicológico en el que la persona cree que no es capaz o competente a pesar de haber demostrado su valía. Así lo ha descrito: «He tenido este síndrome en el que la gente me hace sentir que no merezco nada de esto. La gente siempre dice algo, pero lo que yo digo es que siempre me han subestimado en la industria y en mi entorno».

«Yo era la hermana más fea»

La joven admite haber sentido presión por ser la hermana de Gigi Hadid y sentía que era comparada a todas horas, algo que acabó afectándole: «Yo era la hermana más fea, yo era la morena. No era tan cool como Gigi, no tan popular. Eso es lo que la gente dice de mí, y desafortunadamente cuando te dicen esas cosas tantas veces, entonces te las crees».

Bella ha detallado que sufrió ansiedad, depresión, problemas autoestima y un desorden alimenticio que la llevó a descargarse una app para contar las calorías. Ahora reconoce que todavía tiene secuelas de aquella época: «Casi no puedo verme en los espejos ahora por ese momento en mi vida. Siempre me pregunto cómo una chica con tantas inseguridades, ansiedad, depresión, problemas de imagen corporal, trastornos alimenticios, que odia ser tocada, que tiene ansiedad social intensa, ¿qué pensaba al meterme en este negocio?».

¿Te sorprenden estas declaraciones de Bella?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuentes: vogue upsocl hola cosmopolitan

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO