Christian Gálvez está pasando por uno de los momentos más complejos de su vida. Recordemos que él, hace un par de años, era el presentador indiscutible de ‘Pasapalabra’ (de hecho, llevada una década en el cargo) hasta que, de la noche a la mañana, perdió su trabajo y el concurso pasó a manos de Atresmedia.

Desde entonces ha estado probando suerte con otros concursos en Mediaset… aunque sin demasiada suerte. Y a esto hay que sumarle su reciente ruptura con la que fue su mujer por más de una década: la exgimnasta Almudena Cid.

Todo esto ha culminado estos últimos días con la revelación de que Gálvez lleva un tiempo manteniendo una relación con la presentadora Patricia Pardo, cosa que ha desatado una fuerte polémica con su exmujer en un torbellino de acusaciones, grabaciones y salseos que, previsiblemente, todavía tiene mucha mecha por delante.

Eso sí, en lo que al trabajo se refiere, Christian ha vuelto a retomar una cierta normalidad y, actualmente, compagina su trabajo en la televisión con el programa de radio que presenta cada fin de semana, ‘De sábado con Christian Gálvez’ en Cadena 100 y que, por lo visto, está siendo todo un éxito.

Y precisamente fue en ese programa que este pasado fin de semana el presentador hizo una de sus confesiones más íntimas y ‘comprometedoras’. A raíz de comentar la noticia de un curioso despido, Gálvez y su compañero de programa Víctor Parrado contaron la primera vez que se fueron al paro.

“Estaba trabajando en una empresa de hamburguesas y llegó la hora de renovarme y me dijeron que no. Me puse casi a llorar y no me dieron ninguna razón y me fui al paro con 18 años. A todos los compañeros les dejé una nota”, contó Parrado avergonzado.

Gálvez, por su parte, se fue hasta una anécdota bastante más vergonzosa que le ocurrió cuando tenía tan solo 20 años:





“Trabajaba en un videoclub de estos que tenían cajeros. Había muchos impagos de gente que se había quedado la película, así que yo me dediqué por mi cuenta a ir puerta por puerta a recuperar la pasta. ¡Y recuperé mucha pasta!”, explicó el expresentador de ‘Pasapalabra’.

“Yo decidí, unilateralmente, quedarme con una pequeña comisión de cada película recuperada. Pero, entonces me topé con el karma. Iba en el coche con mi novia de aquel momento y le estaba contando esto y resulta que estaba llamando a mi jefe y se quedó toda la conversación grabada en su buzón de voz. Al día siguiente me llamó y me dijo: ‘estás despedido por robar’. Y sí la verdad que robé y punto pelota”, señaló el presentador que, ahora, se toma todo esto con sentido del humor.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? ¿Alguna vez os ha pasado algo parecido? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: AS.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO