Vladímir Putin se ha convertido, probablemente, en la persona más odiada del mundo. Ya se cumplen 10 días desde que decidiese invadir Ucrania y, lamentablemente, los muertos ya se cuentan por miles. Y todo apunta a que esta masacre está lejos de terminar… y todo eso si no acabamos derivando en una tercera guerra mundial.

Pero hoy nos toca centrarnos en la figura de Putin y, sobre todo, en cómo está siendo su vida estos días en los que, básicamente, se ha convertido en el enemigo público número 1.

Se ha especulado mucho sobre cuál está siendo su lugar de residencia durante la invasión. Hay gente que asegura que no se ha movido de Kremlin para poder seguir la invasión de primera mano, pero lo cierto es que esto parece bastante poco probable, sobre todo teniendo en cuenta la paranoia en la que vive inmersa el líder ruso.

En este sentido, es bastante más probable que Putin esté resguardándose en una zona bastante más segura para su integridad física y en previsión de lo que pueda pasar (que, conociéndolo, es bastante difícil de predecir).

A lo largo de esta última década ha cobrado mucha fuerza la teoría de que Putin tiene una auténtica mansión/ciudad construida bajo tierra. Esto, por más loco que pueda sonar, parece ser bastante real.

Se cree que él todavía sigue en algún punto indeterminado de la capital desde donde gestiona todo (probablemente un búnker antinuclear más pequeño), pero se cree que ya habría mandado a su familia a esta especie de búnker-mansión ubicado en Siberia. Recordemos que hablar de su familia también es algo bastante ambiguo, ya que, a pesar de que se sabe que tiene dos hijas, se desconoce el número exacto de nietos que tiene y, sobre todo, si su relación con la exgimnasta Alina Kabaeva sigue vigente.

Según Valery Solovey, politólogo y exjefe del Departamento de Relaciones Públicas del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú, Putin ya tendría a toda su familia bien resguardada en unas instalaciones inmensas enterradas y preparadas para resistir a un ataque nuclear. En un vídeo publicado hace unos días por el Daily Mail, el experto en política rusa contó algunas de las características que tienen estas instalaciones de máxima seguridad.





«El fin de semana, la familia del presidente Putin fue evacuada a un búnker especial preparado en caso de guerra nuclear. Este búnker está ubicado en la montañosa República de Altái. De hecho, no es un búnker, sino toda una ciudad subterránea, equipada con la última ciencia y tecnología», declaró Solovey en referencia al primer fin de semana de la invasión.

«Espero que esto signifique algo para ustedes, que el presidente envíe a su familia a este búnker», señaló el experto en advertencia a lo que podría ocurrir. Y es que, recordemos, a Putin se le ha llenado la boca todos estos días con el tema de sus armas nucleares… cosa que sienta un precedente bastante claro para lo que puede estar por venir. Esperemos que no sea así.

El refugio en cuestión, como podéis ver en las imágenes, sería todo un portento de la arquitectura. Según se cree, habría estado construido hace una década por la empresa rusa Gazprom, la principal proveedora energética del país, y estaría situado en el distrito de Ongudaysky de la República de Altái, una región de Siberia limítrofe con China, Mongolia y Kazajstán.

Más allá de todo esto, es curioso recordar que Putin también es propietario de una mansión en la exclusiva urbanización de Altea Hills, situada en Alicante, España, y en la que las mansiones pueden llegar a superar los 7 millones de euros. Evidentemente, cuentan con todos lujos y comodidades que se pueden esperar de una zona así.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Cuatro, El Economista.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO