Pasar por la Universidad es una de las etapas más importantes para la vida de muchas personas. De hecho, hay personas que solo viven para poder cumplir su sueño de sacarse una carrera universitaria. Dejando de lado cosas como la ‘titulitis’ o el sistema educativo, lo cierto es que tener una titulación puede facilitarte mucho las cosas de cara a conseguir según qué empleos.

La dificultad de una carrera varia bastante en función de lo que sea que se esté estudiando, pero lo cierto es que, en términos generales, se requiere bastante esfuerzo, sacrificio y dedicación. Eso sí, hay personas a las que sacarse un título les resulta bastante más fácil y, en el caso del protagonista de nuestra historia de hoy, esto roza la ciencia ficción.

Jack Rico es un joven que, con tan solo 15 años, ya tiene un récord entre sus manos. Y es que a esa corta edad ya está a punto de obtener su quinto título universitario. No sé vosotros, pero yo, a esa edad, solo pensaba en comer pipas en el parque.

Lo más curioso de esta historia es que esta ‘locura de títulos’ comenzó precisamente porque Jack repitió tercer año de primaria. Esto provocó que sus padres reaccionasen y decidieran educarlo en casa… y fue ahí donde, supuestamente, el joven empezó a mostrar su potencial.

Su madre, en una reciente entrevista, contó que tardaron poco en darse cuenta de que el niño poseía una inteligencia prodigiosa: «A los 11 era más inteligente que yo y sabía que le había dado todo lo que tenía y que probablemente necesitaba mejores maestros», reconoció la mujer.

Llegados a ese punto, los padres inscribieron a su hijo en un colegio comunitario de educación superior, el Fullerton College. Ahí realizó sus estudios en Historia, Ciencias Sociales, Artes y Expresión Humana y Comportamiento Social, todo esto entre los 11 y los 13 años. Esto, por lo visto, fue un récord de edad para esta institución.

En este punto ya tenía cuatro grados universitarios en su mochila pero, no contento con ello, consiguió una beca para estudiar Historia en la Universidad de Las Vegas (UNLV), donde consiguió su quinto título, convirtiéndose también en el graduado más joven de la historia de esa institución.

«De vez en cuando, recibo una reacción impactante de alguien, pero la mayoría de mis compañeros de clase realmente me aceptan. No me tratan como a un niño, me tratan como a un igual», reconoció Jack.





Evidentemente esto ha desatado un gran debate respecto a los métodos educativos. En el caso de Jack, por lo visto, les funcionó el tema de la educación en casa, pero esto no puede aplicarse así para todo el mundo ya que, en términos generales, la educación tradicional sigue siendo un método probado y contrastado.

Jack, por su parte, está más que convencido de que seguirá preparándose, ya que cree que todavía le queda mucho camino por delante… aunque no tiene claro por dónde tirará y cuál será si próximo grado (aunque, visto lo visto, podría ser cualquiera).

«Quiero obtener mi maestría, pero no sé en qué quiero ingresar, no quiero hacer una maestría en Historia, así que quiero inscribirme en algunos cursos, descubrir algunos de mis otros intereses y ver qué quiero hacer con mi maestría», zanjó el joven.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido esta historia? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: OkChicas.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO