La madrugada de ayer nos despertamos con la peor de las noticias: Rusia había decidido invadir Ucrania, dando inicio así a un conflicto bélico de desenlace imprevisible. Esta es una guerra que ha empezado contra todo pronóstico y, sin embargo, poco o nada se sabe de cómo puede acabar. La incertidumbre se ha sembrado en toda Europa (y en el mundo), pero sobre todo en Ucrania, donde, ahora mismo, los puertos ya se cuentan por centenares.

Esto es algo que ha cambiado por completo nuestra realidad: ahora mismo ‘Rusia’, ‘Ucrania’, ‘OTAN’ o ‘Guerra’ son solo algunas de las palabras que salen en todas las conversaciones que mantenemos en estos momentos y, si encendemos la televisión, no veremos otra cosa que la última hora de lo que está pasando al este de nuestro continente.

¿Qué pasa con todo esto? Pues que, de la misma forma que corre la información veraz y real, también lo hacen las ‘fake news’ y la desinformación. Y es precisamente de esto último que venimos a hablaros hoy.

Los medios de comunicación están a toda máquina proporcionando toda la información que les llega desde Ucrania. Twitter está lleno de vídeos, muchos de ellos grabados por los propios civiles ucranianos, en los que vemos algunos de los desastres que está provocando la armada rusa en las diferentes partes del país.

Meteduras de pata en directo

Pero es claro, cuando eres un gran medio de comunicación, lo normal es que no cojas el primer vídeo que encuentres por Twitter, el más llamativo, y lo pongas como si fuese un reflejo de la realidad sin haberlo contrastado antes. Y precisamente esto fue lo que NO hizo ayer el programa de ‘Espejo Público’.

El programa presentado por Susana Grisso, como podréis ver en el vídeo que os dejamos a continuación, mostró unas escenas de un combate entre un caza y una torre antiaérea. En el clip, publicado en el medio de Atresmedia como una supuesta «respuesta antiaérea a un avión ruso que bombardea una población de Ucrania», se ve un panorama nocturno y el crudo combate entre los dos ejércitos… solo que esto no ocurrió en la realidad, sino que, como bien señala el tuitero @JulianMaciasT, ocurrió en un videojuego.

Y es que esa escena, que ya llevaba unos días circulando por Twitter (bastante antes del inicio del conflicto la pasada madrugada), forma parte de una batalla ficticia del videojuego ArmA 3, un simulador de guerra que, como podéis ver, tiene unos gráficos bastante realistas.





De momento, Antena 3 no se ha pronunciado al respecto. Esto fue solo un fragmento de toda la cobertura que hicieron el día de ayer sobre este conflicto bélico, pero no deja de ser llamativo que se hayan podido equivocar de esa forma.

A vosotros, ¿Qué os ha parecido todo este asunto? 

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Twitter.

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE: YO CONTROLO